15 de mayo de 2018

Mauricio Trump, deficitarios gemelos

El marco mundial de la crisis financiera de Argentina.
Por Jorge Altamira

La prensa internacional ha comenzado a caracterizar la fuga de capitales de Argentina, como el punto de partida de una nueva crisis internacional. Un artículo en ese sentido, en el Washington Post, fue ampliamente difundido por la prensa de Argentina.

La cadena de devaluaciones que se ha desencadenado en numerosos países llamados ‘emergentes’ en las últimas semanas, es comparada con la que ocurrió en Tailandia, a comienzos de 1997, que se extendió enseguida a los países del sudeste de Asia, en especial Indonesia, Corea del Sur y Japón, alcanzó luego a Rusia y a Brasil, provocó el colapso del fondo más grande de Estados Unidos y un rescate de emergencia de la Reserva Federal, para recalar en el Río de la Plata, en el recordado 2001, tanto en Argentina como Uruguay. La llamada ‘crisis asiática’ desató la serie de eventos financieros que desembocaron en el derrumbe internacional de 2007.

En Argentina, desde diciembre pasado, la devaluación ha llegado, provisionalmente, a cerca del 40% y en Brasil el 20% (de 3.10 a 3,70 reales por dólar). En la cadena del defol de la deuda pública se encuentra en lugar destacado Turquía, un país en emergencia política, instalado en el corazón de la guerra en el Medio Oriente. Toda devaluación significativa equivale a un defol de la deuda pública nominada en moneda local, a la desvalorización del patrimonio nacional en su conjunto, y constituye, a término, la posibilidad de un defol internacional. La naturaleza internacional de la crisis financiera de Argentina afecta, en forma decisiva, su perspectiva de conjunto. Solamente en 2017 se exportaron u$s1.2 billones a los ‘emergentes’ para especular con las diferencias de tasas de interés; ahora buscan la puerta de salida, sumado a lo que ingresó en los años previos.

El alcance que se asigna a la crisis en desarrollo contrasta con la simplicidad de la explicación. La explicación más extendida atribuye la estampida a la suba de la tasa de interés en Estados Unidos y la búsqueda de un ‘refugio’ seguro frente a la ‘inestabilidad’ que se ha instalado en la periferia. Visto de esta manera, la ‘normalidad’ sobrevendría una vez que la tasa de interés internacional alcanzara su ‘punto de equilibrio’. Estaríamos frente a un período de ‘turbulencia’. Estados Unidos sería, a término, un ancla de estabilidad – con la ‘ayuda’ del FMI. Las cosas ocurren, sin embargo, de un modo diferente.

Como lo prueba, precisamente, la suba de la tasa de interés, sea en Estados Unidos como en Europa (tasa Libor), el capital internacional se desprende de los títulos públicos – que han iniciado un ciclo bajista después de 30 años. Trump como Macri, y Estados Unidos como Argentina, está afectados por los llamados “déficits gemelos”: el déficit fiscal norteamericano supera el billón de dólares, con tendencia hacia arriba, en tanto que el de comercio exterior es un poco mayor. Como en Argentina, el dólar debería devaluarse, lo mismo que la deuda pública. Es precisamente lo que busca Trump, empeñado en una guerra comercial y financiera con los rivales de Estados Unidos. Es lo mismo que esperan estos rivales, que se están deshaciendo de sus reservas en dólares, que han caído del 80 al 62 por ciento. China ha comenzado a transar el petróleo en yuanes y Europa busca reconvertir su comercio del dólar al euro, para escapar de las sanciones económicas que Trump aplica a Rusia, China y a Irán. Estados Unidos se encuentra amenazado por una sangría de divisas, no por una inyección. El Banco Central norteamericano, al igual que Sturzenneger, sube las tasas de interés para bloquear una fuga de capitales y para incentivar un ingreso de divisas que permita financiar los déficits, tanto fiscal como comercial. El epicentro de la crisis internacional en desarrollo se encuentra, como es obvio, no en Buenos Aires sino en Nueva York.

El respirador artificial que ha puesto en funcionamiento la Reserva Federal, está secando de dinero el mercado mundial – el llamado déficit de liquidez, lo cual eleva la tasa de interés. Pero con una reserva: sube la de corto y, hasta cierto punto, la de mediano plazo, como una suerte de prima o seguro contra la devaluación y el ‘defol’. No ocurre eso con la de largo plazo por la débil demanda de inversiones. Es un escenario clásico de alerta de quiebras.

Visto desde esta perspectiva, la salida a la crisis financiera de Argentina no se encuentra a la vista. Argentina no tiene los medios para financiarse. La crisis de financiamiento que afectó al país cuando se agotaron los recursos del Banco Central de K-K, Kicillof-Kirchner, golpea ahora al macrismo, que tiene que amortizar u$s80 mil millones hasta las elecciones de 2019, sin la seguridad de poder renovar la deuda y con la certeza de que tiene que juntar la plata para pagar los intereses. Macri enfrenta un defol inmediato, vía mega devaluación, y un potencial, sin atenuantes.

Una estrategia política socialista debe partir de una caracterización adecuada del estado de reproducción del sistema capitalista imperante, y explicarlo debidamente a los trabajadores. De ello resulta que el mundo del trabajo no puede alimentar ninguna perspectiva positiva en el cuadro actual, y que debe prepararse para organizar una alternativa de poder propia.

Esto vale para los obreros de todo el mundo.

Sobre el Autor

Jorge Altamira

Compartir

array(10) { [0]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "42395" ["imagen"]=> string(4) "jpeg" ["titulo"]=> string(29) "Balance de la primera corrida" ["descripcion"]=> string(39) "La gran estafa. Escribe Jorge Altamira." ["contenido"]=> string(10244) "

El oficialismo se esforzó por ocultar la euforia que le produjo la renovación de Lebacs, el martes 15, para evitar ofrecer una imagen de triunfalismo. Se trata, en realidad, de un suspiro de 28 días, cuando vencen el 65% de las Letras recicladas, o de 60 días, cuando vence el 80%, pero esta vez no al 27/28% de interés, sino al 40%. La factura por esos intereses habrá pasado a $160 mil millones, a una tasa anual, frente a menos de cien mil millones a la tasa de 35 días antes. 

Festejar una ‘renovación’ de deuda con un incremento de intereses semejante, es un despropósito y un negociado. A diferencia del capital que es pasible de renovación, los intereses hay que pagarlos en efectivo, lo que se hace por medio de emisión monetaria. Mientras los Melconian, Prat Gay y Cavallo reclaman que se desarme la bomba de tiempo de las Lebac, el gobierno la ha hecho más incendiaria aún. En resumen, la situación financiera e inflacionaria ha empeorado en forma considerable, con plazo al 28 de junio próximo.

Negociado al por mayor

El gobierno ha llegado al resultado de ayer a costa de una pérdida de reservas de más de u$s10 mil millones y una devaluación, desde noviembre pasado, del 25%. Perdió más del 20% de las reservas. El Banco Central financió la renovación con recursos propios, al autorizar a los bancos públicos y privados a comprar Letras con el encaje que deben mantener como garantía de los depósitos. Otra parte la financiaron los jubilados, puesto que el Anses renovó por completo su stock de Lebacs a la fecha de vencimiento. Sin embargo, incluso con este jolgorio de dinero público, tuvo que entregar otros u$s800 millones a quienes prefirieron seguir sacando dinero de Argentina. Para detener la corrida, el Central había anunciado su disposición a rifar u$s5 mil millones a un cambio de $25 por dólar. De este modo, la devaluación del mercado se transformó en devaluación oficial. Cristiano Ratazzi, de Fiat, había pedido un dólar de 26-28 pesos, lo que seguramente fue apoyado por Techint. Macri, según los diarios, tuvo que arbitrar por una tasa más baja, para evitar una mega inflación.

Los “renovadores” hicieron un negociado gigantesco. Ocurre que durante el tiempo que el dólar se mantenga a 25 pesos, es muy posible que las Lebac se ‘estabilicen’ a un interés del 30%, por ejemplo, lo cual aumentará el precio o cotización de ese título en los próximos días. Los especuladores con Lebac se harán con esa ganancia sin la necesidad de esperar al vencimiento del 28 de junio, porque lo venderán en el mercado secundario a este precio superior. En este negociado se han metido dos fondos buitres poderosos, Templeton y BlackRock.

De acuerdo a los medios, habrían cambiado u$s3 mil millones por pesos. La información oficial dice que ha sido para comprar un bono que el gobierno licitó sin aviso (salvo a esos buitres), los Bote, a un 20% de interés, a un plazo mediano, un bono que esos fondos ya poseen en un 50% del total. Los buitres compraron los nuevos Bote para evitar un derrumbe del valor de sus tenencias previas, y poder deshacerse de ellas, ‘ordenadamente’, en un futuro, probablemente enseguida después de la firma de un acuerdo con el FMI. Un 20%, con un dólar ‘estable’ por un período que va a ser corto, es un negoción. Pero igualmente deben haber comprado Lebac con un rendimiento del 40 por ciento anual. De manera que, luego de haber participado de la corrida cambiaria, llevándose dólares a 21 o 22 pesos, recompraron los pesos a 25, y los invirtieron en los Bonte y las Lebac usurarias. 

Dadas las relaciones estrechas entre el equipo financiero del gobierno y esos dos fondos, la Justicia debería meter las narices en el asunto como lo han hecho con el dólar futuro de K-K –Kicillof-CFK. Con estos movimientos, esos fondos buitres vuelven a colocarse en posición de fugar al dólar antes del próximo vencimiento de Lebac. Templeton y BlackRock, asimismo, han sido los principales beneficiados por la sanción de la ley de mercado de capitales, por la cual hicieron un ‘lobby’ brutal en el Congreso, incluida la presión de la corrida cambiaria que ellos iniciaron. Uno y otro habían anunciado el establecimiento de varios fondos especulativos apenas se sancionara la ley. Esos fondos se encargarán de negociar los Bonte que tienen en la cartera. El gobierno busca ahora disimular su dependencia política extrema de un par de especuladores, mediante la convocatoria a un “gran acuerdo nacional”.


Inflación y recesión

Las consecuencias de la devaluación y de la renovación de Letras, es un incremento fenomenal, en pesos, de la deuda externa y sus intereses, y de la deuda pública y los intereses del Banco Central. Es decir que asistimos a un crecimiento extraordinario del déficit fiscal, que es la razón por la que Macri ha recurrido al FMI, en un acto abusivo de poder personal –pues, según los diarios, no consultó ni a su propio gabinete. Mientras el Banco Central recibe el 1,25% de interés por las reservas que tiene depositadas en el Banco de Basilea, paga 40% de interés por las Lebac, con un dólar que el gobierno pretende mantener, de nuevo, sin modificaciones.

La devaluación del peso y la disparada de la tasa de interés golpearán fuertemente a los trabajadores, por mayor inflación y caída de la producción y el empleo. Lo dijo el mismo Dujovne. Se han desactualizado los ya desactualizados convenios colectivos de trabajo, lo cual pondrá en crisis la política de contención de las luchas, por parte de la burocracia sindical. Han golpeado, además, dos rubros económicos importantes, como el desarrollo inmobiliario y la construcción pública. El metro cuadrado de terreno ha acompañado la suba del dólar, desactualizando muchos contratos, en tanto que aumentará el costo de los créditos de vivienda por la mayor suba del índice de precios. El otro aspecto tiene que ver con la Propiedad Pública Privada para construir rutas, un proyecto muy dependiente del financiamiento externo y de las tasas de interés. Por este motivo, el sistema privado de construcción pública encarece en un 300% la que realiza el Estado. La carga se ha incrementado en forma extraordinaria por el cese de financiamiento externo, la devaluación y las nuevas tasas de interés. El FMI rechaza la pretensión del gobierno de que no se contabilicen como deuda pública los bonos que el Estado entrega a las constructoras contra certificado de obra, cuya tasa de interés la convierte en prohibitiva.

Crisis de conjunto

Mientras el gobierno festejaba con discreción la ‘estabilización’ episódica conseguida con este negociado, las devaluaciones de los llamados países emergentes seguía su ruta, incluso en Brasil, que se jacta de un stock de reservas internacionales de u$s350 mil millones. El caso de Turquía es, seguramente, explosivo. Algunos analistas creen ver el inicio de una crisis internacional. El valor de la deuda pública norteamericana sigue cayendo. El aumento del precio del petróleo, a pesar de la suba del dólar, aunque beneficie a los exportadores, que son pocos, es un golpe fuerte a los importadores, que son más, en especial la Unión Europea. Es otro golpe para Argentina que, en otra ‘excepción’ más, ha visto caer el precio de sus acciones, cuando el de las petroleras sube. Aplastada por deudas y por las derivaciones financieras de la corrida cambiaria, YPF no consigue financiamiento ni en condiciones tan favorables.

¿Qué pasará ahora con las tarifas, cuando el precio internacional del petróleo ha subido tanto y la devaluación ha encarecido el dólar? Un doble súper tarifazo lanzaría el sistema de precios al espacio. La producción petrolera, que sigue en caída, caería todavía más. En estas condiciones, el FMI, que no puso un mango para contener la devaluación del peso, se presenta con un programa que abandona las huellas mismas del ‘gradualismo’. El programa que el Fondo le presentará al gobierno potencia la crisis en lugar de atenuarla. El propósito de liquidar salarios y jubilaciones, y proceder al despido masivo de empleados estatales, dejará al 14 y 18 de diciembre pasados como un lejano recuerdo.

La convocatoria a un “gran acuerdo nacional” en la que nadie cree y el gobierno menos que ninguno, es un síntoma de la debilidad política del macrismo frente a un escenario de agravamiento de la crisis económica y social. El llamado ha dejado en orsai al pejota-massismo, que se ha declarado dispuesto a colaborar (renunciando al freno a los tarifazos) a cambio de nada. Argentina vuelve a enfrentar una encrucijada de conjunto, en un marco diferente al pasado -claro que sí-, porque a lo largo de estos años se ha desarrollado una vanguardia de la clase obrera en el mundo del trabajo, mientras la burocracia de los sindicatos horada todos los pisos del desprecio popular. Una vanguardia que arranca con fuerza desde el Argentinazo del 2001.  


La corrida cambiaria ha puesto de manifiesto un cuadro de crisis excepcional.

" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2018-05-16 23:36:25" ["update_time"]=> string(19) "2018-05-17 13:17:33" ["fecha"]=> string(19) "2018-05-16 23:36:25" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(3) "100" ["autor_id"]=> string(2) "53" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(16) "la-gran-estafa-1" ["vistas"]=> string(4) "2190" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(15) "La gran estafa." ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> string(0) "" ["epigrafe"]=> string(0) "" ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(16) "la-gran-estafa-1" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [1]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "42339" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(46) "Frente a la catástrofe de un régimen acabado" ["descripcion"]=> string(22) "Escribe Jorge Altamira" ["contenido"]=> string(16963) "

“El FMI no debe suavizar sus criterios ante Macri” – dice el Financial Times en un editorial, ni tampoco debe “brindar protección política local a Macri” (El Cronista, 10/5). Este planteo borra cualquier expectativa de un rescate, sea político o económico.

“El (Banco) Nación ofrecerá descuento de cheques “a tasas de mercado” – informa el mismo diario. González Fraga, el presidente del Banco, un macrista, sabe que estas tasas, de un 70 u 80% anual, significa el quiebre financiero del comercio.

“Morgan Stanley advirtió, cita La Nación (11/5), que los más de u$s 55 mil millones de reservas del Banco Central no son suficientes (ni) el stock de reservas es líquido”. Esto quiere decir que no puede parar una corrida. El banco caracteriza que Argentina está en un ‘defol’.
Seguimos. De acuerdo a Clarín, “el FMI no quiere financiar ninguna fuga de capitales”, o sea que exige que ‘devalúen’ hasta que las velas no ardan. Los lectores de Prensa Obrera saben que esto es así desde antes – ver: “Macri toca fondo”, en Prensa Obrera, que señala el pasaje del ‘gradualismo’ al rodrigazo. O nuestra intervención, el miércoles pasado, en “A Dos Voces”.

Argentina se encuentra en situación de ‘defol’, punto. Este es el punto de partida de una caracterización política de conjunto. Las Lebac han perdido casi la mitad de su valor, pues rinden alrededor de un 50%, cuando el interés al momento de su emisión estaba en torno al 25 por ciento. Las compran los ‘fondos buitres’ a precio de chatarra. Si es verdad que los fondos y bancos extranjeros ya se llevaron los dólares a casa, quienes han quedado en el pozo son los bancos locales y los fondos comunes de inversión que descontaban, hasta ahora, la protección de Macri. Por eso, el FMI, el MS (Morgan Stanley) y el FT (Financial Times) no se mosquean ante la evidencia del derrumbe.

Los dos funcionarios que ‘monitorean’ a Argentina desde el FMI, le “dijeron a los inversores”, botonea, de nuevo, Clarín, “que la Casa Rosada no iba a cumplir su programa fiscal. Así, ambos le echaron combustible a la corrida contra la Argentina”.

Macri ha ido a pedir la escupidera al mismo FMI que le armó la corrida. La decisión del Nación respecto al descuento de cheques indica que espera un traslado de la corrida cambiaria a los depósitos en los bancos, en especial después  que Sturzenneger le ordenara a los bancos deshacerse de gran parte de su stock de divisas. La devaluación disparará el ajuste de los tarifazos hacia arriba. Devaluación y tarifazos dolarizados es sinónimo del rodrigazo de 1975, de una corrida bancaria como 2001, y de una hiperinflación, a término, como en los últimos días de la dictadura, el final de Alfonsín y los dos largos años del inicio de Menem. Ahora, además, con un barril de petróleo volando a los 80 dólares.

Una crisis de régimen político

El derrumbe financiero ya está jugado. El miércoles que viene, cuando vencen $620 mil millones en Lebac, una renovación a tasas de interés estratoféricas simplemente añadiría en el tiempo una mayor presión a la crisis. El voto del pejotismo por la ley de Mercado de Capitales lo ha puesto de cómplice de este estallido o quizás hasta de socio. La cuestión ahora es netamente política, porque el gobierno ha perdido autoridad para gestionar el colapso. Lo menos que pide Bonelli, en Clarín, es el telegrama de despido para Marcos Peña. El plan de remoción de escombros, Macri lo está enhebrando con un grupo de exiliados: Melconián, Prat Gay, Redrado, los fanáticos del Cema y Domingo Cavallo en una sala de terapia intensiva. Durán Barba y Peña deben estar aliviados de que no llegara aún al Congreso el proyecto que reduce las indemnizaciones por despidos. Aún cuando en este caso sería con causa. La última infidencia de Clarín es que, en el FMI, “hablan de un reordenamiento del gabinete económico”. El gabinete de relevo se decide en Washington – ¿lo mismo ocurrirá con el gobierno?

Todavía no tenemos una “crisis de poder”, pero hacia ahí apunta la envergadura de la crisis económica y la capacidad política del gobierno para contener su desenlace en gran escala.

“La crisis es ahora de confianza y ha contagiado al Gobierno y su credibilidad” - se aviva ahora el consultor Sergio Berensztein, ex fogonero del macrismo (La Nación, 11/5). Berensztein detecta “una cuasi rara cordialidad” entre macristas y pejotistas, en el Congreso, cuando se votó el tema tarifas y la ley mercado de capitales, insinuando algún gobierno de coalición. Quizás por causa de esto o para no votar la continuidad del cronograma de tarifazos del macrismo, doña Elisa Carrió se fue del recinto con todo su bloque. Es un golpe bajo al macrismo, al menos mediático. De mayor relevancia que esto, observa Berensztein, es que “la administración Macri todavía considera que puede seguir haciendo más de lo mismo”, o sea que ha petrificado el inmovilismo, precisamente cuando la sacudida de su régimen crece a cada momento. Pero si los de arriba no pueden seguir haciendo lo mismo, y los de abajo ya han dejado de hacer lo mismo hace un tiempo, el horno está en el punto de cocción. El 14 y 18 de diciembre están muy cerca en el tiempo, y también es más frecuente el recurso a la ocupación de los lugares de trabajo frente a los despidos. La entusiasta huelga indefinida de la docencia, en Neuquén, podría crecer como tendencia general.

Al ir al FMI, Macri ha querido evitar una salida ‘local’ a la crisis política, bajo la forma de un cambio de gabinete o de un gobierno de coalición. Esto habría comprometido su posibilidad de volver a presentarse en 2019. Pero la ida al Fondo podría convertirse en un paso en falso, porque sus ‘recetas’, con la corrida, podrían alentar una rebelión popular. Por menos que eso, es lo que acaba de ocurrir en Nicaragua.

La ‘coalición a la carta’ con el pejotismo parlamentario y provincial se deshilacha de día en día, como lo muestra el voto para ‘sujetar’ las tarifas. La alternativa de una coalición política nueva, con parte del peronismo, sería el fin de Cambemos e implicaría una política de intervencionismo estatal, en detrimento relativo de bancos y energéticas. El macrista Berensztein reclama “la unión de los argentinos”, es decir la coalición, y hasta se atreve a adjudicar esta misma posición incluso a “muchos operadores financieros”. El consultor reprocha a Macri “adelantar prematuramente el debate electoral” y “dar por descontada la reelección”. Pero si la crisis en curso se llevara puesta la expectativa electoral de Macri, la supervivencia del gobierno se encuentra en jaque, porque esa reelección se había convertido en santo y seña estratégico del oficialismo. “El Plan Perdurar”. Si ahora la María Eugenia Vidal pretende relevar a su tutor, la gobernabilidad inmediata se pulveriza. Se está quebrando la línea de flotación – esto según los propios voceros del oficialismo y del gran capital.

El carácter especial de la respuesta obrera

“Hay que tomar una iniciativa histórica”, venimos repitiendo desde principios de febrero. Esto significa advertir a la clase obrera que se encuentra frente a una crisis política excepcional de su enemigo de clase, que va camino a convertirse en algo de mayor alcance aún. Advertir que asistimos a una crisis de conjunto, de la que los trabajadores no podrán escapar – menos que nadie. Advertir que la continuidad del mal llamado ‘ajuste’, está condicionada al desenlace de esta crisis.

Hemos subrayado, en numerosas oportunidades, la importancia única de los puntos de viraje en los procesos políticos, cuando se apoderan de una situación tomada en su conjunto. Lo vivió Bolivia, en 2003 y en 2005, ante el retroceso de la oligarquía y la belicosidad de las masas. Lo vivió Grecia, en 2012, que produjo la irrupción de Syriza, y luego cuando la misma Syriza anuló un referendo popular que había sacudido al imperialismo mundial. Se advierte, en Argentina, la inminencia de una situación política especial similar. Es cuando se impone el desafío de preparar políticamente una intervención de las masas de características excepcionales. “Preparar políticamente” debe ser entendido como un impulso a la movilización, por un lado, y el trazado de una perspectiva de conjunto, por el otro. Es cuando se combina el planteo reivindicativo con una cuestión que hace al poder. Una etapa transicional de gran alcance.

La punta del ovillo para desarrollar una intervención apropiada a la envergadura del colapso lo constituye la vanguardia obrera que crece como expresión consecuente de la lucha de clases en los lugares de trabajo, en los sindicatos y en autoridad política. Se encuentra en desarrollo, desde hace casi dos décadas, a través de crisis sucesivas, una subjetividad política revolucionaria.  Esta vanguardia ha ido conquistando posiciones de liderazgo en las organizaciones obreras, incluso a través de derrotas. Ella tiene la responsabilidad, y con seguridad siente la necesidad, de ofrecer de un modo masivo, público y práctico un planteo de lucha y un programa de clase frente a la crisis, de cara a todo el movimiento obrero. Para eso debe sesionar en un Congreso de Bases organizado por esa vanguardia, pero con las organizaciones de clase, que ilustre el camino a seguir, o sea, el de un congreso de bases de todas las centrales sindicales. El Congreso del Partido Obrero comprendió esta situación cuando votó impulsar un Congreso Obrero de bases de estos sindicatos, y hacer de este propósito el eje de campaña del Frente de Izquierda.

Ese Congreso debe tener por eje el llamado a un paro nacional activo de advertencia de la CGT y las CTA, para exigir el abandono de las negociaciones con el FMI. Advertir que los obreros rechazarán cualquier compromiso que pueda firmar un gobierno en fase de descomposición política. Un paro previo a cualquier acuerdo asume un carácter plenamente político, que se adelanta a las medidas anti-obreras que emergerán de ese acuerdo. Este paro nacional activo de advertencia será una escuela preparatoria de una huelga general. En esta línea llamamos a convocar a una acción conjunta a los trabajadores de América Latina y de todos los lugares en que se encuentra en lucha, como Francia, Irán, EEUU, Centroamérica.

Una huelga activa de advertencia implica ofrecer una salida inmediata al derrumbe. Es así que se plantea el congelamiento de todos los títulos de deuda financiera en circulación (ventas, pagos de amortizaciones e intereses), y el control obrero de los bancos y de los mercados financieros. La formación de brigadas para requisar los cereales acaparados, ¡desde hace dos años!, y el control obrero del comercio exterior, o sea de Cargill, Dreyfus, etc. Este paro de advertencia debe reclamar la reconvocatoria de las paritarias y el ajuste mensual de salarios y jubilaciones por inflación, y el congelamiento de las tarifas a principios de 2016. Los pronunciamientos y las acciones deben tener un carácter político, porque se trata de orientar a la clase obrera en su conjunto frente al colapso financiero y el derrumbe potencial, o sea en desarrollo, del mismo gobierno.

Este planteo debe ser desarrollado por medio de una acción práctica de agitación y de organización de círculos obreros, que difundan y promuevan la huelga nacional contra el Fondo y el gobierno.

Las organizaciones obreras

La burocracia de la CGT y de las CTA han sido tomadas por ‘sorpresa’ por el derrumbe, tanto financiero como político– unas pactando con el gobierno, otras defendiendo sus patrimonios. Es probable que las entusiasme un ‘recambio’ más afín a sus intereses, por ejemplo remociones en el gabinete y hasta un pejotista en alguna cartera, ofreciendo a cambio sabotear los esfuerzos de movilización de la clase obrera. El conjunto de la dirección burocrática es una dirección para la derrota; para la victoria se necesita otra. Esto debe quedar claro de entrada. Ahora reina en ella, en la burocracia, una confusión mayor que en el mercado secundario de Lebacs. Las golpea una crisis de su propio régimen – el golpe a una reelección de Macri va parejo con el golpe a “hay 2019”, que no saben, mucho menos que antes, cómo se habrá de transitar. Hay fisuras en la burocracia, que ya se expresaron en las movilizaciones del 14 y 18 de diciembre pasados.  Esto volverá ocurrir, porque la crisis tiene el mérito de desequilibrar las posiciones de contención mejor armadas. Hay que golpear ahora con un reclamo a un Congreso de Delegados de base de todas las centrales obreras y sindicatos, por medio de pronunciamientos y actos públicos – donde se denuncie el robo en gran escala que están perpetrando los grupos capitalistas en el remolino de la crisis. Denunciar la conspiración internacional del capital para reconstruir el poder político que se desmorona, por otro capaz de hacer que la crisis la paguen los trabajadores.

A 50 años del Cordobazo

Hay que intervenir a la altura del desarrollo del colapso, cuya última palabra no ha sido dada; que abarcará una etapa. La etapa de la denuncia contra el ‘ajuste’, por parte de un gobierno que ganaba elecciones y llevaba a su campo al peronismo, ya pasó; ahora es la etapa de enfrentamiento a un gobierno golpeado por la crisis capitalista y el fracaso de su política, que necesita cambiar de equipo, y eventualmente de timonel, y de política. Solamente así podría retomar una ofensiva política contra los trabajadores. Los kirchneristas siguen con el relato de la ofensiva liberal, mientras ella se desploma políticamente. Dicen que los asusta el panorama que emerge del fracaso de esa política, y en especial los asusta la posibilidad una intervención histórica independiente de los explotados. Frente a esta perspectiva prefieren un salvataje del gobierno y del régimen en su conjunto – llegar a 2019 con muletas, como se mintió hace 43 años.
La política frente a la crisis debe ser, porque así lo es realmente, el campo de delimitación de la izquierda revolucionaria. No existe otro campo político. Toda iniciativa histórica es una delimitación frente a las clases y frente al Estado que quieren mantener el orden existente, y frente a la rutina de centro-izquierdistas, de burócratas y de electoreros. Hay que desarrollar la delimitación política que plantea la crisis en el campo de los sindicatos y las tribunas populares. Delimitación significa establecer la línea estratégica de la movilización obrera.

" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2018-05-12 17:14:59" ["update_time"]=> string(19) "2018-05-12 17:15:51" ["fecha"]=> string(19) "2018-05-12 17:14:59" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(2) "30" ["autor_id"]=> string(2) "53" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(44) "frente-a-la-catastrofe-de-un-regimen-acabado" ["vistas"]=> string(4) "5076" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> string(0) "" ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(44) "frente-a-la-catastrofe-de-un-regimen-acabado" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [2]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "42274" ["imagen"]=> string(4) "jpeg" ["titulo"]=> string(16) "Macri toca Fondo" ["descripcion"]=> string(22) "Escribe Jorge Altamira" ["contenido"]=> string(10829) "

El anuncio de que Argentina recurriría al FMI es el último (o el penúltimo) clavo en el ataúd de la política económica del macrismo – y del macrismo mismo. Christine Lagarde, la directora gerente del Fondo, se limitó a aceptar el inicio de “una conversación”, sin la menor urgencia por la caída de la Bolsa (un 20% desde febrero), la devaluación del peso, el remonte de la carestía, la corrida cambiaria o la renovación de los vencimientos de Lebac, por $600 mil millones, el miércoles que viene. En el horizonte inmediato asoma un retiro de depósitos y una corrida bancaria- El FMI no puede incinerar sus recursos en un rescate financiero inviable, como ha quedado probado por la pérdida de reservas el Banco Central en estas semanas. “Háganlos ustedes mismos”, como en las camisetas, le ha respondido: “Do it yourself”. ‘Procedan al rodrigazo’, después llamen a los bomberos. El macrismo, después de todo, tiene más ‘Jefes Ejecutivos’ (Chief Executive Managers, Ceo’s) que todo el directorio del FMI.

Ancla o naufragio

La apelación al Fondo pone de manifiesto una opción política significativa. Los medios de comunicación y los ‘formadores de opinión’ no reclamaban tanto – sólo pedían que Marcos Peña y el elenco de ministros económicos fueran sustituidos por un mandamás único que unificara las decisiones de estrategia económica. Otros pretendían una coalición, con más participación radical, por un lado, y algo de pejota, por el otro. Macri interpretó que esto liquidaba la posibilidad de una postulación para la reelección en 2019. Decidió entonces que el FMI sería la alternativa menos costosa; que era un ancla más conveniente que asociar a quienes le votaron todas sus leyes. En medio de un colapso eligió atrincherarse en el inmovilismo – luego, claro, de dar vueltas como una calesita. ¿Habrá consultado a Durán Barba, quien este fin de semana aseguró que el legado de Macri será más sólido que el de Carlos Marx? Las encuestas de opinión dirán algo, en los próximos días, sobre las ventajas electorales que puede brindar el FMI. Consciente de la situación, hasta el FMI podría llegar a exigirle que forme un gobierno de coalición.

El gobierno necesita desarmar una bomba de un billón doscientos mil millones de pesos de Lebac, el 60% a 35 días de plazo que anda merodeando en el mercado monetario, para echarle un zarpazo al dólar. Los intereses de esta deuda, ahora del 40% al año, pueden llegar a medio billón de pesos. La plata no la va a poner el FMI, cuya caja no alcanza para tanto. Muchos fanáticos del mercado, como Cavallo, el rector del Cema, Carlos Rodríguez, diversos periodistas económicos, aconsejan una amputación: reemplazar las Lebac por un título compulsivo menos costoso y a mayor plazo – o sea declarar un nuevo ‘defol’. Como alternativa también sugieren un ‘defol’, pero sin declararlo, como sería una devaluación a 30 pesos el verde. Después del trabajo sucio podría venir un ‘plan de estabilización’ del FMI, ya no para salvar a este gabinete, ni eventualmente al gobierno.

Mercado de capitales

Este horizonte un tanto siniestro no amilana, sin embargo, a los oficialistas convencidos que todo se para el miércoles, cuando macristas, pejotistas y massistas aprueben la ley más pedida por los fondos financieros internacionales – la de mercado de capitales. Alguien debería explicar a esta gente que la gama de especulaciones financieras que habilitaría esa ley, tendría un efecto negativo en las condiciones actuales. Es sencillo: el capital, en Argentina, especula ahora a la baja, lo cual potenciaría las tendencias al derrumbe de la Bolsa o del peso. Es lo que ocurre en el mercado norteamericano, donde se venden a la baja los títulos del Tesoro de EEUU, por la misma razón que en Argentina: un déficit fiscal monumental y un déficit comercial gigantesco. Lo mismo ocurrirá en poco tiempo más con las acciones que cotizan en Wall Street. Algunos optimistas, que no ven el alcance de la guerra comercial que se ha desatado entre EEUU-China, EEUU-UE y EEUU-Rusia, aseguran una reversión de esta tendencia, pero para el tercer/cuarto trimestre del año. ‘Too Little, too late’, para que entiendan.

Ni público, ni privado

El derrumbe financiero de Argentina ha afectado el plan de obras públicas del gobierno desde mucho antes del anuncio de un recorte de u$s30 mil millones. El Cronista cuenta que las licitaciones se vienen postergando desde fines del año pasado, y que lo mismo ocurre con el pago de los certificados de obra. La posibilidad de superar esta contingencia por el esquema de obras Público/Privado deberá esperar, porque el 90% de las inversiones exige un endeudamiento. El Cronista estima el encarecimiento financiero de la construcción en estos términos, en tres a cuatro veces mayor que los emprendimientos del Estado, pero que aún podría subir otras tantas veces cuando se concedan las obras finalizadas a las compañías que las pongan en servicio. La teta no da tanta leche.

Lo anterior vale para los tarifazos, que no son más que la dolarización de los servicios, cuando el salario mínimo no cubre la tercera parte de la canasta familiar. El gobierno de Macri ha mostrado la vulnerabilidad de su posición al ‘pedir’ que los combustibles no sean aumentados hasta dentro de dos meses, ¡mientras mantiene la amenaza del veto a la ley que disminuya el porcentaje de estos mazazos! 

Un diario recuerda que CFK ya había enfrentado esta situación en enero de 2014, cuando el entonces titular del Banco Central Juan Carlos Fábrega reaccionó como ahora lo hace Macri-Sturzenneger ante una devaluación, con ídem resultado. Los K terminaron reforzando el cepo. Entonces, las Lebac recién arrancaban – ahora floran los u$s60 mil millones, con tasas usurarias. La situación se repitió cuando Macri levantó el cepo, pero la devaluación se detuvo por la emisión de Lebac, que ahora potencian la crisis. Algunos consejeros no solicitados proponen resucitar el mercado del dólar futuro – el mismo que le ha costado a CFK un proceso judicial por parte de Bonadío.

Pero el compromiso de comprar dólares más adelante a un precio más bajo que el que alcance en ese plazo, es como endeudarse a pérdida. El reequilibrio previo de todas las variables supone un golpe de estado social monumental contra los trabajadores, y una crisis política del mismo alcance.

Clase obrera y nueva situación

En las condiciones de un rodrigazo potencial, de un lado, y una crisis política importante, del otro, el movimiento obrero debe ponerse en estado de preparación para responder con el mismo alcance. El ajuste que se impone por medio de una ofensiva política del Estado no debe confundirse con el que produce el colapso económico de ese Estado -este último lo ejecuta una burguesía que ha perdido autoridad ante las masas, está confundida y se divide entre ganadores y perdedores. Desafía a los trabajadores a tomar una iniciativa de gran porte. Es fundamental comprender que la quiebra del macrismo no es un resultado de un desajuste ‘macroeconómico’, sino de una lucha de clase emprendida desde el comienzo de este gobierno: movilizaciones contra ‘reformas educativas’, contra los despidos, contra impuesto a ganancias, ocupación de Clarín Pepsico y otras empresas, 2x1, “ni una menos”, dos 8 de marzo, las movilizaciones del 14 y el 18 de diciembre, etc. El gobierno y sus mandantes están contra sus propias cuerdas debido a una insistente lucha popular. Ahora se presenta un desafío mayor.  

El cambio de la situación política encuentra a la burocracia sindical en un estado de mayor bancarrota que el Banco Central. No tiene ninguna condición para ofrecer una respuesta eficaz o tomar la menor iniciativa.  Solamente una gran acción de la vanguardia puede poner en movimiento a los sindicatos e incluso forzar a la burocracia a una adaptación mentirosa a la presión de las masas. Es hora de asambleas y congresos de delegados de base para adoptar un programa y un plan de acción. El programa debe insistir en el ajuste de salarios y jubilaciones y la oposición a despidos y suspensiones, de acuerdo a las consecuencias de la crisis. Pero debe ir más allá: contra todas las usinas provocadoras del colapso: los bancos que conspiran contra la moneda; los monopolios estratégicos responsables de los tarifazos; el negocio internacional, que retiene materias primas y acapara divisas. Nacionalización integral de estas industrias, bajo el control colectivo de los trabajadores. Es este programa o el de FMI.

Es la hora de multiplicar plenarios y asambleas para impulsar un Congreso de bases de las Centrales sindicales, y formar comités de huelga en todos los escalones del movimiento obrero, para lanzar un paro activo de advertencia y preparar la huelga general. La acción histórica de las masas aparece con frecuencia como una aspiración imposible hasta que se vuelve inevitable. 

TE PUEDE INTERESAR LEER: Un gobierno fracasado nos lleva al FMI
El Frente de Izquierda se movilizó en Congreso contra el pacto con el FMI

" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2018-05-08 23:50:11" ["update_time"]=> string(19) "2018-05-09 19:35:20" ["fecha"]=> string(19) "2018-05-08 23:50:11" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(2) "30" ["autor_id"]=> string(2) "53" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(16) "macri-toca-fondo" ["vistas"]=> string(4) "6782" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(34) "“Tenemos un problema, Houston”" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> string(0) "" ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(16) "macri-toca-fondo" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [3]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "39801" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(42) "[OPINION] Nosotros, los distintos de Macri" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(3885) "
Nosotros, los que no aceptamos la política de Macri, pasamos a ser los Guy Montag de Fahrenheit 451; los Winston Smith, de “1984” de Orwell.
 
Pasamos a vivir en un sector, en un mundo marginal, segregado. No podemos hablar con cualquier persona, del común, del general de nuestra comunidad, de nuestro pensamiento. No, porque la sociedad está seducida, obnubilada por la frescura y la innovación del nuevo gobierno.
 
Resulta muy difícil poder discutir o confrontar ideas con las personas adherentes a la gestión del presidente Macri, puesto que su alucinación está dada con lo nuevo, con lo que ha cambiado, que al parecer desparramará sobre todos inmensas bondades y beneficios, y con el horror al pasado, reciente y no tan reciente.
 
Los otros, los diferentes, somos nosotros, que nos hemos quedado en un mundo subterráneo, atrapados por un pasado que debe ser exorcizado, inaceptable para la generalidad de tales personas. 
 
Para qué vamos a pensar convertirnos en interlocutores en términos de izquierda, de movimientos proverbiales y reconocidos de izquierda... Para estos sectores del actual gobierno macrista y sus adherentes, fuimos, somos y seremos, siempre, los totalitarios, los troskos, los inclaudicables e innegociables... múltiples epítetos descalificantes, significando la absoluta execración de nuestras ideas, que sabemos perfectamente que este repudio a nuestras organizaciones obedece a nuestra irrestricta defensa de los derechos de los trabajadores.
 
Y recientemente lo expresó en una disertación muy interesante, en la facultad de Humanidades de nuestra Universidad, el Dr. Jorge Altamira, cuando expresó que todos los golpes de Estado sucedidos en la Argentina contra los gobiernos democráticos tuvieron como causa principal la pulverización de los derechos de los trabajadores y la persecución y destrucción de los sindicatos, de los gremios y de la clase obrera organizada.
 
La instancia actual sugestivamente adoptó directamente y en forma clara esta persecución a la clase trabajadora. ¿Es que la historia se repite con otra máscara?
 
Para qué vamos a pensar convertirnos en interlocutores en términos de peronismo, execrante, desnaturalizante...si importantes pensadores de la actualidad manifiestan sin ambages que todos los males de la Argentina comenzaron con Perón, y el mensaje explícito y el subliminal del nuevo gobierno lo transmite en forma permanente.
 
No obstante daremos la lucha. Seguiremos luchando.
 
María Elena Walsh ya nos lo anticipó, cuando cantaba:“...tantas veces me mataron, tantas desaparecí, a mi propio entierro fui, sola y llorando, hice un nudo en el pañuelo, pero me olvidé después que no era la única vez, y volví cantando....” 
 
No vaya a ser que el “nuevo mundo” propuesto por el presidente Mauricio Macri termine convirtiéndose en el Jardín de la hija de Rapaccini, del emblemático escritor norteamericano Nathaniel Hawthorne. 
 
Sabemos que la literatura de anticipación tiene el destino de cumplirse en la realidad.
 
Abogada Ana Soledad Pais
DNI N° 12.796.108
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2017-11-06 11:01:29" ["update_time"]=> string(19) "2017-11-06 11:01:29" ["fecha"]=> string(19) "2017-11-06 11:01:29" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(3) "100" ["autor_id"]=> string(4) "5908" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(39) "opinion-nosotros-los-distintos-de-macri" ["vistas"]=> string(3) "748" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(39) "opinion-nosotros-los-distintos-de-macri" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [4]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "38871" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(26) "Santiago, López y Mariano" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(2516) "
Tan imprescindible resulta desnudar las mentiras del macrismo para desligar a la Gendarmería de la desaparición de Santiago Maldonado como delimitarse de los agentes de la burguesía que posan de defensores de las libertades democráticas embanderándose con el reclamo. Más aún cuando se trata de la más rancia burocracia sindical.
 
Es el caso de uno de los herederos de Pedraza, el secretario general de la seccional Gran Buenos Aires Tren de la Costa (Victoria), Mario "Oso" Rodríguez, quien no se priva de pegar por toda la seccional un afiche por la aparición con vida de Santiago, pero fue un activo promotor del paro del pedracismo por la libertad de la patota que asesinó a nuestro compañero Mariano Ferreyra, en oportunidad de la lucha por el pase a planta de los tercerizados ferroviarios, a fines del 2010.
 
Contra lo que el kirchnerismo ha alegado en las últimas semanas para blanquear su propia historia, el crimen de Mariano, así como la desaparición de Jorge Julio López, también fueron protagonizados por las fuerzas del Estado. Tanto por la liberación de la zona que facilitó la Policía Federal, en el primer caso, como por la autoría de un aparato represivo no desmantelado y que sigue operando en los pliegues de la maldita Policía bonaerense, en el segundo.
 
No menos cierto es que la burocracia sindical misma actúa como agente de ese Estado responsable de tantos crímenes políticos contra la clase obrera.
 
La cárcel para Pedraza, Fernández y su patota fue un triunfo popular, si bien no alcanzó para desmantelar a la burocracia de los sindicatos ferroviarios. Tanto el kirchnerismo como el macrismo han actuado para sostener y apoyarse en esta casta de traidores.
 
Será tarea de los ferroviarios recuperar nuestras organizaciones y hacer así justicia con la memoria de nuestros mártires.
 
Aparición con vida de Santiago Maldonado.
 
Aparición con vida de Jorge Julio López.
 
Cárcel efectiva a todos los responsables del crimen de Mariano.
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2017-09-05 15:31:56" ["update_time"]=> string(19) "2017-09-05 16:10:06" ["fecha"]=> string(19) "2017-09-05 15:31:56" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(3) "100" ["autor_id"]=> string(3) "204" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(24) "santiago-lopez-y-mariano" ["vistas"]=> string(3) "801" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(61) "El operativo "blanqueo" de los responsables de ayer y de hoy." ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(24) "santiago-lopez-y-mariano" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [5]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "37910" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(40) "[OPINION] PASO: un invento más y van…" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(4938) "
Las elecciones son el recurso de la clase capitalista, para elegir según la coyuntura nacional e internacional, a los que manejaran sus negocios, léase en este caso, un país. En eso estamos todos de acuerdo. Es decir, que previo análisis de la dinámica histórica, se determina quien será oficialismo, quien oposición y algunos que están autorizados a ir para dónde va el viento. Pero además, este gran invento burgués, tiene otro importante efecto, crea la ilusión de la democracia y de la participación en la ciudadanía, invitándolos a “elegir” entre candidatos que han sido previa y cuidadosamente seleccionados, o sea, primero selección, luego, elección.
 
Y cuando pensábamos que en este sistema opresor estaba todo inventado, surgieron las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, P.A.S.O para los amigos. Y así, otra vez, haciendo apología de la participación ciudadana, se pretendió “democratizar el funcionamiento de los partidos políticos”, seleccionando entre los elegidos. Hasta aquí, tampoco nada nuevo. Lo que sí lograron poner en evidencia con mucha mayor claridad las P.A.S.O, son las maniobras indiscriminadas a las que recurren los partidos del régimen, en todas sus variantes, para distraer a la ciudadanía con la ficción de la democracia, pues las PASO resultan ser antidemocráticas por su carácter proscriptivo, es así, pues el partido que no supera el 1,5% quedará excluido de ser elegido en octubre, privando a la ciudadanía de ejercer su libre derecho a elegir entre todas las opciones posibles.
 
Esta ficción se ve claramente en Catamarca, donde luego de dos gestiones de gobierno “K”, con una gobernadora adepta a esa maquinaria corrupta y clientelista, que tuvo como uno de sus grandes opositores a Luis Barrionuevo del F3P (Frente Tercera Posición), hoy lo muestra como uno de sus grandes aliados. O el FCyS-Cambiemos, que en su cortina de humo coloca a uno de sus máximos referentes Brizuela del Moral (designado por el Gobierno Nacional), contra pre-candidatos casi desconocidos, una mera maniobra de posicionamiento del elegido macrista. Llegan a las primarias, siendo las dos caras de la misma moneda, ambos –oficialistas y opositores– son los garantes del ajuste a los trabajadores catamarqueños, con tarifazos, salarios de hambre, saqueo y desempleo.
 
En medio de esta situación y al mejor estilo del libro de pases futbolístico, unos van y otros vienen, los amigos se vuelven enemigos y los aliados, rivales de turno, pero hay algo que permanece como omnipresente y relegado en esta parafernalia electoralera: la situación de precariedad en que viven los trabajadores en una Provincia como la nuestra donde más del 70% de la mano de obra es pública y otro gran porcentaje precarizada, donde la minería saquea recursos naturales y no deja nada, donde hay pueblos a los que todavía no les llega el servicio de luz eléctrica, donde la Iglesia abusa, encubre y gobierna, donde la policía mata y la justicia acompaña, donde la clase política roba y la justicia acompaña, nuevamente…
 
En este contexto, la misión de un partido revolucionario es utilizar las herramientas de que disponemos, para tratar de convertirnos en el canal de lucha de los trabajadores. Si bien nuestro objetivo superior es el de lograr un gobierno obrero, hoy nos toca intervenir en las elecciones, primero en las proscriptivas y recientemente creadas, PASO. Así las cosas, el Partido Obrero conformó su lista, que refleja los distintos frentes en los que participamos durante todo el año: la universidad, la impunidad, la docencia, las luchas anti mineras y las mujeres. Apelando al carácter plural de nuestra lista, convocamos a la clase trabajadora catamarqueña a que nos acompañe, siendo nuestra propuesta, la única que refleja realmente nuestra conformación, acción y nuestras convicciones, alejada de ficciones democráticas, y poniendo nuestra campaña a disposición de la lucha por la emancipación de los trabajadores.
 
En contra del ajuste.
En contra de la entrega de los bienes y recursos naturales.
En contra de la impunidad de ayer y de hoy.
Para que la voz de los que luchan, trabajadores, las mujeres y  los jóvenes, resuene en la legislatura.
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2017-07-06 13:41:49" ["update_time"]=> string(19) "2017-07-06 13:41:49" ["fecha"]=> string(19) "2017-07-06 13:41:49" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(2) "30" ["autor_id"]=> string(4) "5175" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(33) "opinion-paso-un-invento-mas-y-van" ["vistas"]=> string(3) "791" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(33) "opinion-paso-un-invento-mas-y-van" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [6]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "34063" ["imagen"]=> string(0) "" ["titulo"]=> string(30) "Mis memorias o divague, no sé" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(2574) "
Después de la vida no queda nada
el dolor se vuelve pensamiento
el sueño es la búsqueda de lo perdido,
las lágrimas son el camino
el cansancio vence al cuerpo
el mirar lejano y perdido despierta la esperanza;
y con los ojos cerrados recorrer lugares conocidos,
buscar en tinieblas, acompañada con la soledad, la tristeza que invade el alma,
y volver a renacer de las cenizas como el ave, y prepararse para la batalla.
 
Ensamblar el cuerpo para la búsqueda, sin perder la fe y la esperanza,
y si (a lluvia de mi tormenta humedece mis ojos, los seco con mis manos,
y con un suspiro largo y profundo, me digo:
Fuerza Mechi, adelante, no aflojes,
que ésta será tu victoria, vamos hasta el final.
 
A veces rio, a veces lloro, a veces canto, a veces bailo, a veces corro, otras finjo
que no me pasa nada, a veces hago bromas,
pero el alma se me opaca, mí espíritu viaja, me duelen las entrañas,
mi corazón parece un potro salvaje, su galope es fuerte,
retumban sus cascos que se vuelven latidos en mi pecho.
 
El dolor no cede, se hace más y más profundo,
el único remedio para calmarlo son ustedes hijos.
 
A ti, Mauro, tengo donde llorarte, pero ¿adónde voy por tu hermano?...
 
En cada calle, en cada rincón de esta casa, cuando estoy sola,
me siento afuera, me gusta mirar el cielo, veo pasar las nubes y digo:
en cuál de ellas irán sentados ustedes, luego me río.
Es que me pesan los años y esta carga pesa mucho,
y lo peor es que no tengo respuestas de nadie.
 
Igual seguiré buscándote querido hijo",
nadie me va a doblegar, porque tengo buenas raíces,
y ‘seguiré al frente hasta el final.
 
 
* Madre de Raúl Saliwoncyzh “El Boli” (secuestrado, torturado y desaparecido por la Comisaria 3° de Viceme López) 
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(2) "51" ["create_time"]=> string(19) "2016-12-13 12:31:02" ["update_time"]=> string(19) "2016-12-13 13:13:17" ["fecha"]=> string(19) "2016-12-13 12:31:02" ["numero_id"]=> string(3) "116" ["peso"]=> string(3) "100" ["autor_id"]=> string(4) "3140" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(28) "mis-memorias-o-divague-no-se" ["vistas"]=> string(3) "568" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(28) "mis-memorias-o-divague-no-se" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> string(3) "993" ["origen"]=> string(7) "noticia" } [7]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "32146" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(44) "DEBATES: los negocios criminales de Monsanto" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(9089) "
Recientemente, en una columna de debate(*) en Prensa Obrera online, un autor planteó que hay un error común en la apreciación sobre las multinacionales que actúan en el medio agropecuario: “Se expanden ideas como que un Organismo Modificado Genéticamente (OMG) tiene necesariamente que ir asociado al glifosato o a una multinacional”, siendo que “las técnicas de modificación de los genes de plantas y animales son un gran avance para el desarrollo de plantas que toleren más la sequía, produzcan alguna vitamina (arroz dorado, por ejemplo), trigo sin gluten (para quienes padecen celiaquía) o producir más con la misma superficie sembrada”. Aquí abrimos la polémica.
 
La preocupación del autor es que se tire el niño con el agua sucia. Una cosa es combatir el uso que el capital aplica a un avance tecnológico y otro ignorar el salto que supone la ingeniería genética, una creación del siglo XX, que es cuando se logró modificar el patrimonio genético de las especies vivas por primera vez.
 
Cómo se plantean las cosas
 
Una verdad aparentemente inobjetable se torna abstracta en determinado medio social.
 
La ingeniería genética ha sido apropiada por el capital financiero. Un puñado de empresas controla los OGM y los herbicidas. Tomemos un ejemplo: hace 20 años (1996) fue aprobada la comercialización del primer cultivo transgénico en la Argentina. Monsanto introdujo la semilla de soja RR, cuya ventaja económica reside en que contiene un gen resistente al herbicida glifosato, que también comercializa la empresa. El denominado paquete tecnológico compuesto por esta combinación de semilla y herbicida único, junto a la técnica de siembra directa, provocó una importante caída de costos de producción y una difusión extraordinaria de la soja en tiempo récord, al punto de cubrir 23 millones de hectáreas, tres veces más que veinte años atrás.
 
Este desarrollo vertiginoso cubre todo el planeta. Aún en Europa, donde existe una serie de límites al consumo de los transgénicos en la alimentación humana, los animales -terneros, cerdos y pollos- son engordados con granos transgénicos. La soja, además de alimento animal, se utiliza para fabricar lecitina, que se encuentra en el 80% de la llamada comida industrial -salsas, harinas, etc.
 
El gran motor de este desarrollo ha sido el capital financiero aplicado al campo, que controla desde los fertilizantes y semillas hasta la comercialización y el trading, pasando por la siembra y la cosecha, apropiándose de una parte significativa de la renta agraria. De la mano de este proceso -y de la crisis capitalista internacional- se ha producido una feroz concentración. En la década del ’90 cuatro empresas manejaban el 25% del total de las ventas de agroquímicos; en 2011 manejaban el 60. Tras la fusión planteada entre Dow Chemical y DuPont, “80% de las ventas de semillas de maíz en Estados Unidos y 70% del mercado mundial de pesticidas quedaría en manos de sólo tres compañías” (Ambito, 15/8).
 
Una de ellas es Monsanto, que hoy controla el 90% del mercado mundial de transgénicos y los diseñó para que necesiten sus propios agroquímicos.
 
Amenazas para la mayoría
 
Las tres o cuatro grandes multinacionales que dominan el mercado mundial de OGM y herbicidas controlan la investigación, el desarrollo, las patentes, la
producción y… los Estados -agentes de este proceso. Esto hace que, al día de hoy, casi el 100% de los alimentos transgénicos que existen han sido creados no para ser resistentes a la sequía, sino para ser inmunes frente a los herbicidas o a los insectos. La tecnología, en estas manos, juega un papel depredador. Para uno de los mayores expertos: “el problema con los transgénicos y la razón de que no sea un mal menor es que el salto que se ha dado del laboratorio al supermercado se ha hecho sin los plazos ni las pruebas adecuadas” (Gilles-Éric Seralini, en www.latierraquepisamos.wordpress.com). Una carrera que está dictada por el beneficio capitalista.
 
El desarrollo de la dupla soja transgénica/glifosato expande exponencialmente el uso de los herbicidas. El glifosato comenzó con aplicaciones entre 0,5 y 1,5 litros por hectárea; hoy se plantean casos de 10 litros por hectárea. Existen fumigaciones autorizadas a metros de zonas pobladas.
La existencia de un monocultivo sojero conlleva la pérdida de biodiversidad, que no es fácilmente reparable. Supone el peligro de la contaminación génica; es decir, de que las plantas transgénicas desplacen plantas de variedades originales, y con ello desaparezcan las variedades que desde hace cientos de años se plantan sin inconvenientes.
 
Pero además, ¿en cuánto puede cuantificarse la depreciación de los suelos y del ecosistema agrícola que el monocultivo está provocando? ¿Cómo puede estimarse la pérdida de germoplasma de variedades que se han dejado de cultivar? ¿Cuántos empleos se perdieron o no se crearon por el complejo soja, que utiliza poca mano de obra? ¿Cuál es el planteo de industrialización que presupone el monocultivo sojero? ¿Cómo se mide el aumento de cáncer de mama, de infertilidad y de las alergias que, según una fuerte hipótesis, nace de los productos químicos que ingerimos a través de la comida?
 
Este escenario de barbarie no cambia porque “las mismas multinacionales que producen OMG, también produzcan semillas ecológicas”, o que “los OMG pueden ser desarrollados por entidades públicas, sin fines de lucro”, o jpor el hecho de que  “el Estado cubano tiene líneas de investigación con OMG”.
 
Para que la ingeniería genética sea patrimonio de la humanidad es necesario desenvolver la lucha contra quienes la han convertido en instrumento de una tierra arrasada y de un eventual crimen social. La consigna “Fuera Monsanto” debe ser patrimonio de la clase obrera, para quebrar la cadena del monocultivo y la selección genética en manos del capital. Es preciso apropiarse de la tierra y su producción a través de la nacionalización de los latifundios; el arrendamiento en favor de cooperativas y campesinos sin tierra y un centro único de investigación y producción de semillas en manos del Estado y control de los trabajadores.
 
O, en palabras del autor que planteó el debate: “que la tecnología (…) sea de libre uso; que no exista el secreto en la investigación y se compartan todos los hallazgos científicos inmediatamente (…) Que los campesinos no tengan que pagar las regalías para enriquecer aún más a las multinacionales agropecuarias. Se debe expropiar esa tecnología, como tantas otras, para beneficio de la sociedad en su conjunto y no para el de la burguesía y los terratenientes”.
 
 
*Alejandro Marzeñuk: “Sobre Monsanto y los transgénicos”, www.cor.to/transgenicos
 
Leé también:
- Lea Ross: ”Una respuesta a ‘Sobre Monsanto y los transgénicos’”, 
- Raúl Stevani: ”Monsanto va por más”, www.cor.to/monsanto
 
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(2) "12" ["create_time"]=> string(19) "2016-08-25 01:27:09" ["update_time"]=> string(19) "2016-08-26 09:34:56" ["fecha"]=> string(19) "2016-08-25 01:27:09" ["numero_id"]=> string(3) "567" ["peso"]=> string(2) "30" ["autor_id"]=> string(2) "59" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(35) "los-negocios-criminales-de-monsanto" ["vistas"]=> string(4) "9131" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(35) "los-negocios-criminales-de-monsanto" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> string(4) "1425" ["origen"]=> string(7) "noticia" } [8]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "32071" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(76) "DEBATES: Una respuesta al artículo “Sobre Monsanto y los transgénicos”" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(5685) "
Esto es una respuesta a la columna de opinión de Alejandro Marzeñuk, publicada en la Prensa Obrera el 16 de agosto pasado, titulada “Sobre Monsanto y los transgénicos”, y al que agradezco al Partido Obrero por el espacio para dar unas aclaraciones.
Según el autor de dicha columna, “hay un error común” al mezclar los transgénicos con los herbicidas y las empresas trasnacionales: “Son cosas que no tiene por qué estar relacionadas”, por la sencilla razón de que la tecnología no es mala per se.
 
Lo primero que hay que decir es que según cálculos de la ONG Amigos de la Tierra, a partir de datos del ISAAA (Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología) en 2012, el 99% de los alimentos transgénicos fueron creados con la finalidad de ser resistentes a los herbicidas, a los insectos o a ambos. Y no para ser resistentes a la sequía o para que produzcan nutrientes o micronutrientes “milagrosas”. De ahí, las elevadas ventas de los agroquímicos en distintas puntos del globo.
 
Lo segundo, es que a la hora de hablar sobre los alimentos transgénicos nos llevará a la misma conclusión que a la hora de hablar sobre la mega-minería y el fracking: fueron creadas con la única finalidad de elevar la ganancia capitalista. A medio siglo de la llamada Revolución Verde, todavía el mundo entero sigue padeciendo hambre. 
 
Gran parte de los productos transgénicos ni siquiera se destina para paliar el hambre, sino para el consumo del ganado y para el negocio de los biocombustibles. Según la Alianza Global por la Liberación de la Semilla, solo el 1% de los agricultores del mundo se dedican a cultivar transgénicos. Y el 88% de la tierra cultivable en el mundo es libre de ellos.
 
Encima, mientras se desechan 1.300 millones de toneladas de comidas a los basureros, la expansión de cultivos transgénicos ha llevado a una enorme concentración económica. Solo seis empresas (Monsanto, Syngenta, Mayer, DuPont, Dow y Basf) acaparan el negocio total de las semillas transgénicas. Estos seis se encargan del 75% de las investigaciones privadas sobre los mejoramientos fitogenéticos. 
 
En distintos países (incluyendo el nuestro), se vienen denunciando la famosa “puerta giratoria”, donde parte del personal de estas multinacionales pasan a trabajar a las entidades que aprueban los eventos transgénicos para sus entradas a las respectivas nacionales. Tal es el caso de la Conabia en Argentina.
 
Con lo cual, gran parte de las investigaciones científicas, como el rol que cumplen los Estados, no logran garantizar la “seguridad” alimentaria a la hora de concluir la inocuidad o no de los alimentos transgénicos, más allá de su ligazón con los agroquímicos. 
 
Tampoco debemos olvidar que la expansión de la frontera de estos mismos cultivos ha generado la pérdida de variedades en los alimentos, además de la contaminación a los cultivos no modificados genéticamente por la filtración de trans-genes por vía de la polinización. Sin mencionar que actualmente, el modelo transgénico ha generado una mayor despoblación en las zonas rurales, desarrollando un “campo sin campesinos”.
 
Más allá de las discusiones que se vienen dando sobre el famoso “arroz dorado”, impulsado por el multimillonario Bill Gates para supuestamente paliar la deficiencia de la vitamina A en los cuerpos, es indiscutible que el consumo de variedades de alimentos, basado en una buena cantidad y calidad de nutrientes, vitaminas y minerales, es lo que permite sostener un pueblo más saludable y con un mejor equilibrio con el medio ambiente.
 
Y finalmente, tal como respondió Jorge Altamira a comienzos de 2014, a la hora de ser preguntado en uno de los videos de “Altamira responde” sobre si el partido prohibiría o no los transgénicos: “Indudablemente que sí. Pero no debemos tomar la respuesta como algo aislado. Porque no se trata solamente de la semilla transgénica, sino que también conforma un conjunto de actividades convexas. Porque hay que protegerla con herbicidas, y luego hay que introducir otros productos para protegerlo de otros herbicidas”.
 
Por ese motivo, a la hora de conseguir la Reforma Agraria, es importante que dentro del movimiento socialista, las comunidades campesinas tengan una participación fundamental. Y no solo ayudarlos a que no paguen más regalías a las multinacionales, como lo propone Marzeñuk. 
 
 
Te puede interesar:
 
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2016-08-19 10:29:49" ["update_time"]=> string(19) "2016-08-26 09:35:24" ["fecha"]=> string(19) "2016-08-19 10:29:49" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(3) "100" ["autor_id"]=> string(4) "2431" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(78) "columna-de-opinion-una-respuesta-al-articulo-sobre-monsanto-y-los-transgenicos" ["vistas"]=> string(4) "7469" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(78) "columna-de-opinion-una-respuesta-al-articulo-sobre-monsanto-y-los-transgenicos" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } [9]=> array(29) { ["id"]=> string(5) "32006" ["imagen"]=> string(3) "jpg" ["titulo"]=> string(43) "DEBATES: Sobre Monsanto y los transgénicos" ["descripcion"]=> string(0) "" ["contenido"]=> string(3629) "
Hay un error común en el debate sobre las multinacionales del sector agropecuario. Es el mezclar los transgénicos u OMG (organismos modificados genéticamente) con los herbicidas, en este caso, el glifosato (que no es el único herbicida en uso). Al hacer esa mezcla se crea una confusión entre la población y se expanden ideas como que un OMG tiene necesariamente que ir asociado al glifosato o a una multinacional. Son cosas que no tienen por qué estar relacionadas. El glifosato se usa tanto en cultivos con semillas "tradicionales" como con las que fueron sometidas a una modificación genética. Las mismas multinacionales que producen OMG, también producen semillas "ecológicas" (porque es también un negocio muy jugoso). Los OMG pueden ser desarrollados por entidades públicas, sin fines de lucro, el Estado cubano tiene líneas de investigación con OMG.
 
Además se difunde la idea muy equivocada que los OMG son malos de por sí. Las técnicas de modificación de los genes de plantas y animales son un gran avance para el desarrollo de plantas que toleren más la sequía, que produzcan alguna vitamina (arroz dorado, por ejemplo), trigo sin gluten (para beneficio de quienes padecen de celiaquía), que produzcan más con la misma superficie sembrada para no seguir con la deforestación y el empobrecimiento de la tierra. Las bacterias que producen hormonas varias para el tratamiento de diversas enfermedades (insulina, hormona del crecimiento, interferón, etc.) también son producto de la misma tecnología.
 
Estas son cuestiones que hay que aclararlas y demarcar correctamente; una cosa es la lucha contra las multinacionales, que usan una tecnología para su propio beneficio, y otra es el demonizar una tecnología como si fuera el origen de los males. Esto también lleva a la falacia de que antes todo era mejor, más sano y era "natural", por lo tanto, bueno.
 
Una cosa es la tecnología, que no es ni buena ni mala per se, y otra muy distinta es el uso que se le da, los objetivos sociales que se le dé a esa tecnología.
 
Lo que debe hacer un partido revolucionario es luchar porque la tecnología no sea propiedad de una o de unas pocas empresas, que sea de libre uso; que no exista el secreto en la investigación y se compartan todos los hallazgos científicos inmediatamente y no cuando a la empresa le convenga. Que los técnicos, biólogos, veterinarios, farmacéuticos, especialistas de distintas ramas puedan trabajar con libertad, sin estar orientados por las necesidades de la empresa, sino de las necesidades sociales. Para eso se necesita que los trabajadores de la tecnología de OMG sean financiados por el Estado, a través de universidades públicas. Que los campesinos no tengan que pagar las regalías para enriquecer aún más a las multinacionales agropecuarias. Se debe expropiar esa tecnología, como tantas otras, para beneficio de la sociedad en su conjunto y no para el de la burguesía y los terratenientes. Solamente así, entre otras medidas, se podrá ir reduciendo el impacto ambiental de la actividad humana a consecuencia del manejo capitalista de la agroganadería.
" ["enlace"]=> string(0) "" ["activo"]=> string(1) "1" ["posicion"]=> string(1) "1" ["create_time"]=> string(19) "2016-08-16 13:19:09" ["update_time"]=> string(19) "2016-08-26 09:35:57" ["fecha"]=> string(19) "2016-08-16 13:19:09" ["numero_id"]=> string(1) "0" ["peso"]=> string(3) "100" ["autor_id"]=> string(4) "2423" ["seccion_id"]=> string(2) "35" ["slug"]=> string(33) "sobre-monsanto-y-los-transgenicos" ["vistas"]=> string(5) "23106" ["volanta"]=> string(0) "" ["bajada"]=> string(0) "" ["es_tapa"]=> string(1) "0" ["es_editorial"]=> string(1) "0" ["descr_autor"]=> NULL ["epigrafe"]=> NULL ["fblive"]=> NULL ["link"]=> string(33) "sobre-monsanto-y-los-transgenicos" ["seccion"]=> string(8) "Opinión" ["seccion_slug"]=> string(7) "opinion" ["numero_prensa"]=> NULL ["origen"]=> string(7) "noticia" } }

Comentarios