15 de mayo de 2018

Stani: paro y piquete contra los despidos

Respuesta contundente de las asambleas obreras. La burocracia de Rodolfo Daer fracasó en su intento de poner carneros.
Por Pablo Busch


Los trabajadores de Mondelez Victoria, la ex Stani, vienen protagonizando un paro total de actividades desde el domingo a la noche contra el despido de Gastón Erasmo, trabajador del turno noche.

La empresa alega una supuesta negativa del trabajador al "cachero", que consiste en que los empleados de seguridad le pasen a los trabajadores el detector de metales.

Casualmente la supuesta negativa de Gastón no habría sido captada por las cámaras, con lo cual la empresa no tiene argumentos: se trata de un trabajador de legajo intachable.


Plan de guerra

Lo que la empresa oculta detrás del despido de Gastón es que es un paso más en su cada vez más expuesto plan de guerra contra sus trabajadores. 

Desde hace tiempo la empresa avanzó con suspensiones arbitrarias, luego pasó a reclamar el desafuero de uno de los delegados, después con el pedido de intervención de la comisión interna por parte del Ministerio de Trabajo. Siguió con el vaciamiento del sector caramelos Halls y con un agresivo plan de retiros voluntarios, que aun así no alcanzaron a satisfacer la necesidad de ajuste patronal.

El despido individual debe ser interpretado como un paso más en esta escalada y por eso ameritaba una respuesta de conjunto. 


Reacción obrera

Las asambleas de los tres turnos se manifestaron en favor de una respuesta contundente: paro total de actividades a partir del domingo a la noche, con bloqueo de los portones. 

El rol del STIA de Rodolfo Daer merece un párrafo aparte: además de las  dilaciones constantes para hacer la denuncia ante el Ministerio y rechazar abiertamente el paro, la Verde envió a su tropa de Congresales (¡¡tiene la friolera de 13 congresales en la planta!!) a arrancar las máquinas y carnerear el paro. Los trabajadores impidieron que arranquen pero el rol quedó claro: la asamblea común entre el turno noche y mañana votó casi unánimemente  un reclamo al STIA Buenos Aires para que abandone la posición carnera y se haga presente en el paro. 

Mientras el STIA está ausente, la patronal dispuso un grupo de patovicas en la puerta, impidiendo que los delegados ingresen fuera de sus turnos, montando provocaciones de todo tipo. El vacío de la Verde habilita el abuso patronal.

En la madrugada de hoy martes los trabajadores llevaron adelante un piquete obrero sobre la Avenida Uruguay, dejando en claro que la fuerza, con STIA o sin STIA, la tienen los trabajadores. 

La reacción obrera al ajuste está en marcha.
 

Compartir

Comentarios