12 de marzo de 2018

La coalición del ajuste en la UBA

Acuerdo de radicales y peronistas en la asunción de autoridades. La UJS lo rechazó y llevó al recinto los reclamos de estudiantes y trabajadores.
Por Juan Winograd, Consejero Superior de la UBA

El peronista Alberto Barbieri fue reelecto hoy como rector de la UBA en una sesión especial del Consejo Superior donde se eligieron autoridades. Como vicerrector fue designado el radical Juan Pablo Más Vélez, confirmando el “pacto de Olivos” que rige hace años en la UBA. La Secretaría de Hacienda quedó en manos de Albornoz, un hijo político de Alberto Barbieri, reflejando un cierto desplazamiento del sector de los radicales Yacobitti-Lousteau en favor del PJ y el radicalismo PRO. Este pacto de gobierno fue reivindicado explícitamente por el burócrata no docente Jorge Anró, quien también vuelve a integrar la gestión de la UBA, y que dijo: "tenemos un rector peronista y un vicerrector radical y eso habla de una universidad que respeta todas las ideas". La coalición que maneja la UBA no refleja, sin embargo, el respeto a la diversidad de ideas, sino que refleja que las camarillas peronistas y radicales tienen la misma idea para la universidad: el copamiento capitalista. Por eso, todos se alinean con Macri que es quien hoy garantiza esa política.

El papel de la UJS

Esta comunión de intereses entre las camarillas profesorales de distintos colores se reflejó en el debate de la sesión. La única voz crítica que se escuchó frente al coro de alcahuetes que reivindicaban los éxitos de la gestión de Barbieri fue la minoría estudiantil que conquistó la UJS. Desde nuestra bancada pusimos de manifiesto el fracaso de una gestión que no logró ni pagarle el sueldo a los docentes, ni tener un Hospital de Clínicas en condiciones y que acrecentó el carácter expulsivo de la universidad. Denunciamos que el éxito que los decanos le atribuyen a Barbieri es el éxito en haber colocado los recursos de la UBA al servicio del lucro privado, a través de posgrados, convenios y pasantías y que nada tiene que ver con las necesidades de estudiantes y trabajadores. 

El centenario de la Reforma del 18 se coló también en el debate. En un acto de impostura cínica, los decanos que le entregan la universidad al capital y que vallan el Consejo Superior contra los estudiantes y docentes que se movilizan se quisieron presentar a sí mismo como herederos de la Reforma. Nuestra intervención reivindicó los métodos revolucionarios de la Reforma y mostró el abismo que separa al cogobierno y la cátedra libre que conquistaron los estudiantes hace 100 años del gobierno de las camarillas profesorales y la manipulación de los concursos que rigen hoy. Sin duda alguna, la presencia de la UJS en el Consejo Superior va a seguir siendo un factor de confrontación y clarificación política.

El kirchnerismo, un cero a la izquierda

Posiblemente lo más significativo de la sesión fue el silencio sórdido del kirchnerismo. El viejo bloque “progresista” quedó reducido a los decanos de Exactas y Filo, 1 consejero por graduados y 1 por profesores. Mientras uno tras otro se anotaban los consejeros oficialistas para saludar la exitosa gestión de Barbieri, los decanos K no atinaron a decir una sola palabra. Al punto que la única forma de enterarse de su existencia fue cuando se leyó el resultado de la votación por el vicerrector y los secretarios: “23 a favor, 1 en contra y 4 abstenciones”. La abstención en silencio de los “opositores” a Barbieri refleja su incapacidad para desarrollar cualquier tipo de rumbo alternativo. Es lo que ya se había manifestado con la postulación de Víctor Ramos, el lobbysta de la Barrick Gold, como candidato alternativo al rectorado.

Desarrollemos un programa

La sesión inaugural volvió a mostrar la integración del bloque UES-MLI al rectorado. Como ya hemos alertado en estas páginas, si estos grupos le dieran sus votos a Nuevo Espacio-Franja Morada podrían reunir una mayoría de delegados en el congreso de la Fuba. Al mismo tiempo la sesión mostró la nulidad política del kirchnerismo y el papel que juega la izquierda y la UJS en particular como única opocision seria a la política de Barbieri y Macri.

Nuestro desafío es acercar estas conclusiones al conjunto de los estudiantes y sobre esa base organizar la defensa de la Fuba independiente y de lucha. Para eso la UJS arranca las clases desarrollando un programa  facultad por facultad que confronte las reivindicaciones de los estudiantes con el gobierno y las autoridades. 
 

Compartir

Comentarios