fbnoscript
4 de junio de 2018

#4J Miles volvimos a decir: ni una menos, aborto legal, no al FMI

Por Redacción

Foto: Drone Prensa Obrera. Galería: Fede Imas, Juan Diez, Paula Acero

El frío y la lluvia no impidieron que desde temprano las calles del centro porteño fueran copadas por miles de mujeres, en un nuevo aniversario del NiUnaMenos. Miles se movilizaron tras la bandera que reclamaba “Ni una sola muerta más por aborto clandestino, no al acuerdo Macri-FMI” hacia el Congreso.

En todo el país, la convocatoria –Córdoba, Tucumán, Jujuy, Santa Fe fueron algunas de las concentraciones destacadas– mostró el alto grado de conciencia sobre el papel clave que tiene la movilización popular en un momento de definiciones. “El aborto legal en el Congreso está en peligro, este derecho se conquista en las calles”, destacó Vanina Biasi desde la columna del Plenario de Trabajadoras-Partido Obrero, quien marcó que “el 13 de junio tenemos que volver a protagonizar otra movilización de dimensiones mucho mayores, porque si no, la Iglesia Católica va a lograr comprar los votos de los diputados”.

En ese sentido, el documento central leído en el acto reclamó la aprobación del proyecto de ley presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en rechazo de aquellos “que buscan confundir proponiendo sólo la “despenalización”; dijo “no a la objeción de conciencia como excusa para obstaculizar nuestros derechos” y planteó la separación de la Iglesia del Estado. También incluyó una fuerte denuncia contra los crímenes de odio y reclamo de justicia por Diana Sacayán y otras víctimas. El texto fue leído por una compañera migrante, una trans, una trabajadora del subte –golpeada por la policía durante la represión de la semana pasada– y una afrodescendiente. También hizo uso de la palabra Nora Cortiñas, para saludar a la multitud.

La enorme convocatoria bajo estas consignas dejó definitivamente en orsai los intentos de desprestigiar la marcha por parte de los medios alcahuetes del gobierno, que operaron para oponer la denuncia contra los femicidios a la demanda de aborto legal.

El texto central leído en Congreso denunció la responsabilidad del Estado en los femicidios y travesticidios, señalando que “una mujer es asesinada cada 30 horas y el gobierno de Macri y Fabiana Túñez congelan el presupuesto del Instituto Nacional de las Mujeres” y reclamando presupuesto para la aplicación de la ley 26.485 de erradicación de las violencias hacia las mujeres y refugios seguros y trabajo genuino para víctimas de violencia, entre otras reivindicaciones. Se reclamó justicia por el travesticidio de Diana Sacayán y contra la criminalización de Joe Lemonge, condenado por defenderse de un ataque transfóbico.

De conjunto, en las calles y en el documento se hizo sentir la denuncia contra las políticas de ajuste de Macri y los gobiernos provinciales. Carla Deiana, dirigente del Plenario de Trabajadoras, señaló que “nos encontramos reclamando contra el acuerdo entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional, porque sabemos que este plan de guerra contra los trabajadores va a agudizar la violencia social y estatal que las mujeres estamos viviendo en nuestro país, para romper los techos salariales que nos hambrean en nuestros hogares“.

También se reclamó desde arriba y desde abajo del escenario central contra el decreto antimigrantes del macrismo, por los derechos de las mujeres villeras, contra las reformas laboral y previsional, por el paro general y contra las direcciones burocráticas de los sindicatos.

Documento de la marcha por #NiUnaMenos, 4 de junio de 2018.

 

 

Compartir

Comentarios