fbnoscript
12 de abril de 2018

El cine independiente se pone de pie

Más de 500 realizadores se movilizaron a la presentación del BAFICI.
Por Julián Morcillo

Tras un año de grandes movilizaciones de la comunidad audiovisual que no lograron torcer los planes del gobierno, la gestión del INCAA mantiene paralizados los comités de evaluación de documentales, avanza con la bancarización de los créditos y planea incrementar las restricciones al acceso al fomento para los realizadores independientes prepara una nueva ofensiva. 

Frente a este panorama, más de quinientos realizadores independientes y estudiantes de distintos centros de formación audiovisual se movilizaron a la presentación del BAFICI, para reclamar contra las políticas de ajuste y censura que la gestión del INCAA desarrolla contra el cine independiente. 

La política cinematográfica del macrismo no sólo apunta a reducir a la mitad la cantidad de películas a financiar, incrementa los subsidios a los grandes pulpos capitalistas del medio (que no requieren ser subsidiados para producir) y reduce el acceso a las producciones medianas generando a su vez una meritocracia (sistema de puntajes), que limita el acceso a quienes no reúnan esos “méritos”. Además, por la forma de entrega del apoyo a través de créditos bancarios y no de subsidios a las distintas etapas de la producción, asfixia la producción independiente y la obliga a entregarse a productoras con resto financiero que terminarán formateando la obra de los realizadores. 
El reciente cierre de Distribution Company, la principal distribuidora local de cine arte, es la expresión mercantil de esa política de concentración en el plano de la exhibición.

 

Balance en proceso

La transformación de la consigna #defiendocineargentino en #defiendocineindependiente da cuenta de que está en proceso un balance dentro del movimiento audiovisual. En el derrotero de la lucha, la experiencia ha sido clarificadora: “argentino” encerraba intereses contradictorios entre las camarillas de asociaciones de directores que controlan sociedades de gestión de derechos de autor y los realizadores independientes; entre los trabajadores del cine y las burocracias de SICA y Actores, que le votaron el presupuesto al macrismo; entre los representantes de los gobernadores en el consejo asesor que también votaron el presupuesto y los realizadores del interior; entre los elitistas impulsores de sistemas de puntajes y los miles de estudiantes que aspiran a acceder al fomento de su obra independiente. El trabajo de la gestión fue ir cerrando acuerdos sobre su plan de ajuste preparando las condiciones para asestar el golpe al cine independiente. 

Nuevo comienzo

Esta importante movilización a las puertas del BAFICI sienta las bases de un nuevo comienzo en el movimiento de lucha. La nutrida participación estudiantil, a pesar del poco tiempo de preparación en las facultades y escuelas, da cuenta de que el movimiento puede crecer mucho más aún. Su reivindicación principal, el rechazo del sistema de puntajes y la apertura de una vía de subsidio a la ficción sin antecedentes y con comités de evaluación electos por las asambleas del cine independiente, es el pilar común entre los estudiantes y los realizadores, el que puede abrir paso a una nueva conquista y lugar a que triunfe la defensa de esa conquista que ya lograron los documentalistas. 

La gestión buscará nuevamente quebrar el movimiento por la vía de negociaciones separadas. La clave del éxito pasa por retomar las asambleas, votar el programa del cine independiente y golpear todos juntos. 

En la misma movilización, se resolvió convocar otra para el cierre del festival, ésta será fundamental para dar pasos en este sentido.

 

Fotos: Juan Bernardo Brunero y Andrés Rabinovich. Ojo Obrero Foto

 
Tags: BAFICI

Compartir

Comentarios