fbnoscript
16 de febrero de 2018

La censura de los desnudos de Egon Schiele en Inglaterra y Alemania

Su relación con el psicoanálisis y una expresión en la cultura de la crisis capitalista mundial.
Por Miriam Liguori

La exposición de los desnudos del polémico pintor Egon Schiele (1890-1918) en vallas publicitarias y medianeras de edificios de ciudades europeas, como parte del homenaje organizado por la Oficina de turismo de Viena a cien años del ‘Fin-de-Siécle’ vienés (“Sezession”, para los austríacos), devino en una ola de escándalos en los sectores más conservadores de Europa, llegando al extremo de que su obra fuese tachada en Alemania y el Reino Unido de “pornográfica”.

Ante la negativa a exponer tales carteles en esos dos países, el organismo turístico de Viena aceptó la censura, presentando una solución “ingeniosa”: nuevos carteles con los cuadros, que incluyen bandas que esconden los genitales y sobre los cuales se lee “Lo sentimos, 100 años pero demasiado atrevido para hoy” y más abajo “Al arte su libertad” (tomado del lema inscripto en el famoso Pabellón de la Secesión: “A cada tiempo su arte, a cada arte su libertad”). Así es como son expuestos en las ciudades alemanas e inglesas.

100 años después, Schiele vuelve a sufrir la censura y las acusaciones de pornografía que ya recibiera en su corta vida.

Schiele y su tiempo

El escritor y periodista Karl Kraus (1874-1936) se refirió a la Viena de la época como esa “etapa experimental para el hundimiento del género humano”. Tanto Schiele como Gustav Klimt, de quien Schiele fue discípulo, dieron la expresión más desesperada de ese hundimiento.

La Viena de fin de siglo fue el epicentro donde confluyó aquella intelectualidad austríaca marcada por un clima político efervescente, que en 1895 vio la llegada al poder de los antisemitas liderados por Karl Lueger. Al tiempo que se constituía como la capital europea del Imperio Austrohúngaro, Viena representaba el mayor refugio para los inmigrantes judíos del Este y de numerosísimas etnias, quienes pasaron rápidamente a conformarse en el blanco de la explotación laboral de la época.

Por ese entonces, un contemporáneo a Schiele, Sigmund Freud, marcaba en el fin de siglo XIX y principios del XX un antes y un después, con la exposición de la teoría psicoanalítica y de la dimensión del inconsciente y su fuerza en la determinación de la conducta humana. Así como Freud supo valerse de la palabra, de metáforas literarias (2), para explicar cómo el deseo reprimido surge en los sueños desde ese terreno –hasta el momento inexplorado–que denomina inconsciente, en el plano de lo pictórico Egon Schiele desnuda una verdad que inquieta, incomoda y provoca a la época. ¿Por qué? ¿Qué muestran los desnudos de Schiele? En consonancia con la teoría de Freud, que advierte la presencia de la libido y el deseo sexual desde la infancia y su rol esencial en la producción onírica –en la que afloran los deseos reprimidos–, Schiele expone con su particular trazo una profunda obsesión respecto de la sexualidad femenina, en ligazón con una infancia marcada por el dolor de la muerte prematura de su padre y el amor reprimido a su hermana, y cual un espectador en extremo voyeurista.

Los desnudos de Schiele son una tensión constante entre el deseo reprimido y la soledad; un diálogo entre la libido y el vacío existencial que desnuda, y entre la realidad del artista y el contexto del momento. En ellos se manifiesta de forma dramática la destrucción física del ser humano, de la humanidad, que con la Primera Guerra Mundial –e incluso antes de ella– vive su existencia signada en un continuo impredecible entre la vida y la muerte.

La censura y la barbarie, hoy

Suena a frivolidad que un país como Alemania, donde la promoción y la oferta de prostitución es legal y se expone en vidrieras, se altere con los desnudos de Schiele. Y vale reiterar que su arte hoy censurado fue, como el de muchos de sus sucesores, la expresión descarnada de un momento en que los Estados burgueses, con la bandera del nacionalismo, enviaron a millones de trabajadores a la carnicería de dos guerras mundiales, expresiones agudas de la barbarie capitalista.

La crisis del capitalismo a nivel mundial es hoy de una magnitud (aún) mayor que en el siglo XX. Como señalaba recientemente Savas Matsas, dirigente del Partido Revolucionario de los Trabajadores de Grecia (EEK), en una charla sobre Crisis y Refugiados, “es un eufemismo hablar de ‘crisis’ para referirse a una tragedia histórica. Esto se aplica tanto a lo que sucede ahora como a lo que en general se llama ‘crisis migratoria’, en relación a la gigantesca migración en masa cuyo pico fue en 2015 y continúa (…) Nos referimos al éxodo de un millón de personas: mujeres, niños, ancianos y hombres más jóvenes, principalmente de Siria, de Afganistán y de otros países del Medio Oriente y de África del Norte que están en guerra y que sufren una gran descomposición social”. Savas Matsas afirmaba en aquella ocasión que “la ‘crisis migratoria’ interactúa con todas las contradicciones inconclusas de una Unión Europea que quedó vulnerable y frágil después de la crisis capitalista mundial del 2008, con una economía estancada, una deuda soberana sin resolver, con una crisis bancaria, con la zona euro en grandes problemas, con los trabajadores y las clases populares que ya sufrieron por años el desempleo crónico en masa y brutales ajustes.” (3)

En ese marco de una nueva “barbarie blanca y cristiana” (4) contra los migrantes, y del ascenso de expresiones de extrema derecha en Europa que se montan sobre esa xenofobia promovida por los Estados, no es de extrañar que vuelva a repetirse la censura conservadora de las obras de Schiele. Son justamente estas avanzadas reaccionarias en el campo del arte las que revelan la vigencia de su arte y sus desnudos, tan provocadores como angustiantes, que de forma perturbadora exponen en los cuerpos la tragedia de la humanidad: el sistema capitalista.

Notas

(1) “Der Zeit ihre Kunst, der Kunst ihre Freiheit”: la frase es del escritor y crítico de arte judeohúngaro Ludwig Hevesi.

(2) Ver Freud y la literatura, de Carlos Gustavo Motta.

(3) “Crisis y refugiados: un momento decisivo en Europa”, Savas Michael Matsas. Charla "Crisis y Victimas": un taller sobre el tema de refugiados, inmigrantes y nuevos discursos en contra de los refugiados, dictado el 26 y 27 de febrero del 2016 en la Universidad Corvinus de Budapest y organizado por la revista de crítica social Eszmélet (Journal for Social Critique Eszmélet), el centro Karl Polányi (Karl Polányi Center) y la Fundación Rosa Luxemburgo (Rosa Luxemburg Foundation).

Tags: arte

Compartir

Comentarios