fbnoscript
24 de mayo de 2018

“Palestina existe porque resiste, si no, ya se la hubiesen llevado puesta”

Entrevista con Cristian Pirovano, director del documental Yallah Yallah! (sobre el fútbol y la causa palestina) que hoy se estrena en los cines.
Por Tomás Eps (@tomaseps)

A la izquierda, Cristian Pirovano

Mientras continúa la avanzada del ejército israelí sobre la Franja de Gaza, que ha dejado un centenar y medio de muertos palestinos y decenas de miles de heridos -esta semana hubo ataques con tanques y misiles por parte del Estado sionista-, en Argentina tiene lugar el estreno de Yallah Yallah!, documental rodado en los más diversos puntos de la asediada Palestina.

Actualidad y necesidad por partida doble: el lanzamiento en cines argentinos de la película, que da cuenta de la resistencia de este pueblo a través del original ángulo del fútbol, se produce el mismo día en que organizaciones de lucha vuelven a marchar para que la Selección Argentina no juegue un amistoso pre-mundialista con Israel en Jerusalén –adonde Donald Trump mudó su embajada en una señal al sionismo para que profundice las matanzas.

Varios de los partícipes de esa campaña, entre ellos la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, ya comprometieron su asistencia a la película co-dirigida por Cristian Pirovano. “Casi sociólogo”, se autodefine entre risas, Cristian se dedica desde hace una década al fotoperiodismo, y la dirección de Yallah Yallah! junto a Fernando Romanazzo fue su primera –y movida- incursión en el cine.

Con él conversamos sobre la recepción de la película en festivales, qué representó esta experiencia y cuáles son sus proyectos futuros.

PARA VER LA RESEÑA: "YALLAH, YALLAH!": EL FÚTBOL Y LA CAUSA PALESTINA

Cristian, ¿cómo fue la previa del estreno?

Estamos a las corridas, por suerte. Desde el estreno nos han hecho como 40, 50 notas, de medios de distinto tamaño. Una locura.
Nosotros hablamos cuando la peli se pasó en competencia en el Bafici, a principios de 2017. ¿Cómo fue el recorrido de la película desde entonces?

Del Bafici fuimos a festivales en Palestina, en dos de Ecuador, en Santiago del Estero, y en estos días nos confirmaron desde nuevos puntos.

¿Y cómo fue la experiencia en Palestina?

Muy interesante. La pasamos en todas las ciudades donde rodamos y tuvimos en su momento presencia estable. Y en campos de refugiados. Lo más impactante fue la proyección en Aida, el campo de refugiados más grande que hay en la ciudad de Belén; una zona donde todos los días hay enfrentamientos (en la película podés ver los impactos de bala que quedaron de la última Intifada). Primero la pasamos en un centro cultural del campo, y a la noche la proyectamos sobre el muro [impuesto por el Estado de Israel como límite de Gaza], frente a una canchita. Y fue una experiencia muy fuerte, con todo el peso del dolor, de segregación, de opresión que tiene el muro; un mix de sensaciones increíble: emoción, bronca, resistencia.
 

 

Ayer pasamos Yallah Yallah sobre el muro del apartheid y la vergüenza en el campo de refugiados de AIDA. Tremendo! #yallahyallahtour

Posted by Cri Piro on Sunday, October 29, 2017


¿Y la recepción del público?

Nos dijeron muchísimas personas que sentían que era una película que verdaderamente reflejaba la idiosincracia palestina. Algo muy importante, porque cuando vas a filmar a un lugar tan lejano a nivel cultural, social, hay cierta tendencia a mostrar todo únicamente desde nuestro punto de vista, dejándote llevar por los lineamientos y la inercia que traemos de nuestra cultura. En una de las tres universidades donde la pasamos, que queda en el campo de refugiados Al Arroub -de donde viene nuestro productor y sonidista Ismael Al Bes, que nos ayudó una infinidad allá: nos contuvo, nos abrió las puertas de su casa, vivimos con su familia- se abrió todo un debate interesante con los estudiantes, con los directores de la carrera, porque la producción de cine dentro de Palestina es muy acotada, y casi siempre son producciones extranjeras, y muchas veces hay esta tendencia a la mirada extranjerizante del conflicto. De hecho algunos nos criticaron que es muy larga, pese a que dura 72 minutos, y creo que es porque se ve muy poco cine en Palestina: en Cisjordania hay tres o cuatro cines para más de un millón y medio de habitantes, y dos están en una ciudad.

¿Qué impresión tenés vos hoy de la película?

Yo creo que es una película honesta, sin situaciones forzadas, y para mí, como primera experiencia en el cine, es fundamental. Siento que quedó un producto que muestra las dificultades, la opresión pero también la resistencia. Y nos tenemos que quedar con ese foco: porque Palestina existe porque resiste, si no, se la hubiesen llevado puesta. Hay un amor, unas ganas de vivir, destacables. Como experiencia personal, hace que uno se interpele y se dé cuenta cuántas de nuestras cotidianeidades son el producto de muchas resistencias.

¿Y de la experiencia?

Palestina es carne viva: todos los días encontrás situaciones brutales, terribles, con chicos encarcelados, mutilados, desplazados, refugiados, permiso para acá, permiso para allá. En ese sentido fue muy valiosa la compañía y el apoyo con que contamos allá: yo cuando llegué a Cisjordania no tenía recursos para un hotel, hablé con un contacto que me habían pasado, un pibe que se llama Alaa Nijim, y a los diez minutos me dijo “te venís a vivir a mi casa” y me quedé viviendo cuatros meses y medio con ellos, entre el fotoperiodismo y la producción. Y él y su familia fueron un sostén en ese viaje y en el siguiente, porque el shock emocional es muy fuerte. Los que militamos, tratamos de cambiar las cosas tenemos cierta coraza, pero allá todo son situaciones trágicas, y ellos fueron como un bálsamo.

¿Estás con nuevos proyectos?

Sí. Con Fernando estamos llevando adelante “Jujuy, originario y metalero”, sobre dos chicas y dos chicos que se montan al hombro la organización de un festival de heavy metal en la provincia en defensa del medio ambiente. El año pasado ganamos el estímulo para desarrollo en un concurso del Incaa, y hace poco cerramos con una productora francesa. Tenemos el plan de ir a rodar en septiembre de este año.

Yallah Yallah! se puede ver en el Cine Gaumont (Avenida Rivadavia 1635), del 24 al 30 de mayo, en las funciones de 16:50hs o 21:50hs. En la antesala se exhibe “Palestina por dentro”, muestra de fotos realizada por el entrevistado.
- - -
Además de las coyunturas políticas mencionadas, el estreno tiene lugar en días muy sentidos tanto para sus realizadores como para los lectores de Prensa Obrera, por el fallecimiento de nuestro invalorable compañero Christian Rath. Compartimos su publicación al respecto:

 

Todos los que formamos parte de la familia de "Yallah Yallah" lamentamos profundamente la muerte de Christian Rath, el...

Posted by Yallah Yallah on Wednesday, May 16, 2018

 

Compartir

Comentarios