fbnoscript
4 de agosto de 2016

¿Por qué Pokemon Go elige los “locales” del PO como paradas?

Por Antonia Torrebruna

La llegada del juego Pokemon Go a la Argentina causó una fiebre entre un público juvenil -y no tanto- que se lanzó a bajar la aplicación de la compañía Nintendo -dueña del emprendimiento junto a dos empresas más- y a jugar con el incentivo de la realidad aumentada, esto es, la inserción de objetos virtuales en las pantallas de las cámaras de los dispositivos móviles que producen que tales objetos se incorporen a un paisaje real. Esta innovación permite, junto a los dispositivos de geolocalización presentes en los dispositivos móviles, trasladar la acción a las calles para “cazar” pokemones, personajes animados de origen japonés surgidos a principios de este siglo -y que forman parte del imaginario de quienes entonces eran niños-. Una de las características del juego consiste en que se designen “pokeparadas” en diferentes sitios de la ciudad. La prensa y las redes destacaron con sorpresa y humor que la Casa Rosada, estadios de fútbol, bares famosos y monumentos albergaran a los objetos de la cacería. También destacaron que entre ellos se encontraban muchos “locales” del Partido Obrero.
 
La explicación se encuentra en un anterior juego de realidad aumentada desarrollado por Niantic, una de las tres compañías dueñas de la aplicación junto a Nintendo y The Pokemon Company. Se trata de Ingress, juego cuyo objetivo era plantar portales en las distintas ciudades donde se realizaba. Ganaba el equipo que erigiera mayor cantidad de portales y para ello sus integrantes debían elegir lugares de estética urbana diferente a la habitual, sacarles fotos y designarlas con un nombre. La información recopilada mediante Ingress fue heredada por Pokemon Go, que convirtió a los antiguos portales en “pokeparadas”. La elección de los “locales” del PO por parte de los antiguos miembros de Ingress se debe a que los murales que los circundan -o que los militantes del partido realizan en plazas y paredes de toda la ciudad- alteran notoriamente la estética habitual con un sello propio. Por ese motivo hoy albergan varias pokeparadas -reductos donde los jugadores pueden abastecerse de las pokebolas (proyectiles) que sirven para cazar a los pokemones- a lo largo y ancho de la ciudad de Buenos Aires y de varios distritos donde el PO lleva adelante su actividad también a través de locales barriales.
 
El modelo de negocios de Pokemon Go tiene en las pokeparadas uno de sus centros para el lucro. Además de la compra de insumos para “mejorar” la performance de los cazadores, las pokeparadas podrían ser auspiciadas por negocios privados que posibilitarían llegar a acuerdos comerciales con la empresa del videojuego para que en sus recintos se instalen estos sitios virtuales. Según una nota de Eldiario.es, una pizzería de Nueva York incrementó sus ventas en un 75 por ciento al ser designada como “pokeparada”, ya que el flujo de jugadores se dirigió hacia allí. También la compañía McDonald’s estaría en negociaciones para que sus locales gastronómicos obtengan este estatus. La diferencia con el PO es que la designación de sus locales o murales se debe a un criterio estético remarcado genuinamente por los usuarios. Bienvenidos los jugadores de Pokemon Go que se acerquen a esas pokeparadas donde, además de obtener beneficios para sus performances en el juego, tendrán la posibilidad de acercarse a reductos de militancia obrera y socialista y centros de organización de la clase trabajadora y la juventud.
Tags:

Compartir

Comentarios