fbnoscript
3 de abril de 2018

En defensa de la formación docente, rechacemos el proyecto de Unicaba

El 6, audiencia pública en la Legislatura porteña. El 12, gran marcha educativa.
Por Amanda Martín

Luego de la presentación pública del proyecto de Unicaba en la Legislatura de la Ciudad el 20 de marzo, por parte del Subsecretario de Planeamiento e Innovación Educativa Diego Meiriño, va creciendo el rechazo en la comunidad educativa a esta iniciativa de degradación de la formación docente por parte del macrismo.

Mientras que el 12 de abril tendrá lugar una movilización resuelta en la CET (Coordinadora de Estudiantes Terciarios), para el viernes de esta semana (6 de abril) tendrá lugar una audiencia pública de la comunidad educativa en la Legislatura Porteña para resolver iniciativas de lucha, convocada desde la bancada del Partido Obrero-Frente de Izquierda.

El proyecto y sus objetivos

Según los escasos artículos del proyecto y el documento presentados por el Gobierno de la Ciudad, la reforma se propone “poner en foco los saberes socialmente significativos” –los que en la actualidad son los definidos por los capitalistas como capacidades o habilidades blandas, bajo el lema de “alinear el currículum con el mundo del trabajo”.

En su exposición en la legislatura el gobierno explicitó algunos ejes de la Unicaba: acortar las carreras, que considera muy centradas en la enseñanza disciplinar; “desarrollar la formación práctica”, introduciendo prácticas profesionales desde 1° año; y generalizar “nuevos formatos de aprendizaje”, expandiendo los entornos virtuales. Junto a ello, se busca incorporar figuras ajenas a lo establecido en el estatuto docente.

Bien visto, el proyecto sigue el mismo objetivo que todas las reformas desde fines de la década del 50’ , que desde el menemismo se imprimió con más fuerza: adaptar la educación a un “mercado laboral” caracterizado por la descalificación y degradación de la fuerza de trabajo. Por eso no es casual que estas reformas –secundaria 2030, destrucción de los terciarios- empalmen con la reforma laboral que tiene en carpeta el gobierno de Macri, y que pretende hacer avanzar en los próximos meses.

Antecedentes

Los “cambios” educativos han sido aprobados por todos los ministros de educación provinciales del país, en el marco del CFE (Plan estratégico Nacional 2016-2021, Argentina Enseña y Aprende resolución 285/16): toda una reivindicación de la destrucción menemista de la educación y de las leyes educativas de la década kirchneristas, plasmada en el llamado “Plan [email protected]”.

El plan [email protected] del macrismo, que envió al Congreso en medio de la huelga docente del 2017, es una síntesis de 108 metas educativas que profundizan nuevas líneas de ataques a la educación pública, a la formación docente y a la docencia en general, en línea con los postulados del Banco Mundial y la OCDE.

En relación con la formación docente, este plan, a imagen y semejanza del proyecto del senador del FPV Eduardo Aguilar presentado en el 2015 y 2017, retoma un planteo de la Ley de Educación Nacional, de una carrera docente dividida hacia cargos directivos y de supervisión (de tipo gerencial) y una carrera docente específicamente vinculada al aula donde el único estímulo salarial no sea la antigüedad -es decir, apuntando al salario por capacitación o por “resultados” de la enseñanza. Con la introducción de exámenes filtro a los ingresantes a la carrera docente y a sus egresados, así como de un organismo de acreditación de la “calidad” de los institutos -tipo CONEAU para el nivel terciario-, se busca limitar aún más el acceso de futuros docentes a la carrera y a los cargos, y avanzar hacia el cierre de los institutos.

Este gobierno se apoya en las leyes educativas existentes para vender una reforma como propuesta pedagógica superadora, aludiendo a una supuesta jerarquización de la docencia. Pero el Plan Maestro, la Secundaria del Futuro y la Unicaba son solo pico y pala contra la educación pública.

Cambiar al docente: reforma laboral

Para adaptar la educación a estos objetivos, el gobierno debe proceder a reformar el régimen docente. Tanto en los artículos del Plan [email protected] (N° 28, 28.2) como en los del proyecto Unicaba se delinean mecanismos para dejar afuera del estatuto docente a los educadores, instrumentando lineamientos para la carrera docente, la composición del salario, el acceso al cargo y la negociación nacional de las condiciones de trabajo. En el artículo N° 11 del proyecto porteño, no está garantizado el trabajo bajo el convenio laboral, tampoco la estabilidad de gran parte de la planta docente y no docente, que en muchos casos son suplentes o interinos.

Otro aspecto al que intentan someter al docente es a la “capacitación permanente” mediante las especializaciones o posgrados pagos, que se habilitarían en dicha universidad, hoy gratuitos en los institutos terciarios y de carácter obligatorio para aquellos docentes de nivel superior que no cuenten actualmente con titulación universitaria. Un plan gerencial para despedir trabajadores.

¿“Jerarquizar” la docencia y atraer a la juventud?

Las premisas que presenta el gobierno para imponer la Unicaba son interesadas: “faltan docentes y los estudiantes demoran su cursada”, intentando responsabilizar a la docencia y a la juventud por la situación educativa.

La falta de docentes está vinculada a las condiciones materiales y sociales en la que se desarrolla la tarea. Salarios bajos, falta de recursos, miseria social que impacta en las escuelas, violencia creciente y una modificación salarial miserable -15% en cuotas que acaba de ofrecer el gobierno.

La juventud está sometida a trabajos precarios, de largas jornadas, con cursadas que demandan prácticas a contraturnos durante 4, 5 años. Muchas son mujeres jóvenes que no cuentan con jardines en los institutos y deben abandonar la cursada a mitad de año.

Las becas para el nivel no alcanzan. Las becas denominadas “progresar” son 3.000 para todo el país, para un aproximado de 485.000 jóvenes, que deben rendir dos exámenes estandarizados para cobrar entre 5.300 y 7.400 pesos desde marzo a diciembre (Infobae, 27/3)

El gobierno invierte los términos, cuando es la obligación del Estado sostener la educación y garantizar las condiciones de estudio, y no al revés -como intentó sostener el funcionario que presentó el proyecto en la Legislatura porteña, quien fue luego refutado por el legislador Gabriel Solano, del FIT-PO.

En defensa de la educación: plan de lucha por el retiro del proyecto

Al igual que pretenden hacer con la reforma laboral, golpeando las condiciones laborales del conjunto de la clase obrera, estos planes para la educación atrasan.

El movimiento estudiantil y docente se está poniendo en pie, desarrollando asambleas en cada instituto, concentraciones en cada comisión de la Legislatura, reclamando el retiro del proyecto en defensa de la formación y de los 29 institutos de la capital. Es en ese terreno que debemos derrotar al gobierno, quien cuenta con los votos necesarios para aprobar la iniciativa e intenta darle un “barniz” democrático metiendo el proyecto en la comisión de educación. No hay viabilidad para un proyecto alternativo, como plantean algunos sindicatos o bloques opositores: está en juego un golpe de fondo a la formación docente, a los derechos laborales y a la juventud.

En este camino impulsamos para el viernes 6 de abril, a las 11hs, la audiencia pública en la Legislatura con docentes, estudiantes, rectores, no-docentes para resolver iniciativas que impulsen la lucha por el retiro.

La movilización votada por la CET para el 12 de abril, a las 17hs, debe ser también una gran instancia para organizar un plan de lucha en toda la ciudad hasta derrotar esta reforma, de forma independiente de todos los bloques patronales que están colaborando con el ajuste del gobierno, votando sus leyes, aplicando los ajustes en sus provincias y sosteniendo una tregua desde las centrales sindicales, dejando pasar las reformas del gobierno.

Frente a la escuela del embrutecimiento, y del mero entrenamiento laboral, luchemos por una educación integral, al servicio de la emancipación de la clase trabajadora y del pueblo.

Tags: terciarios, cet

Compartir

Comentarios