fbnoscript
15 de febrero de 2018

El gobierno porteño vuelve a la carga con el protocolo anti-tomas

No a la criminalización de los secundarios. Defendamos el derecho a la protesta.
Por Tati y Marcos, UJS Secundarios

El gobierno porteño ha dispuesto profundizar su política de ataques al movimiento estudiantil secundario, que el año pasado protagonizó un mes de tomas en una treintena de colegios frente a la implementación de la ‘’Secundaria del Futuro’’ –la reforma antieducativa que supone degradación de los contenidos, precarización docente y poner a los estudiantes de un suprimido quinto año como mano de obra gratuita para las empresas.

Preparándose contra nuevas protestas este año –ante el comienzo previsto de la reforma en escuelas piloto y la creciente crisis educativa– el gobierno resolvió implementar un protocolo represivo contra las ocupaciones de colegios, cuyos lineamientos fueron difundidos el miércoles 14 por la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña.

Según la disposición, los directivos deberán intimar a las familias a retirar a sus hijos de las tomas. En caso contrario, se accionaría judicialmente contra los padres por eventuales daños en los establecimientos resultantes de “casos de vandalismo” –aunque el propio gobierno debió reconocer que estos fueron prácticamente inexistentes el año pasado–. El gobierno ordena a las autoridades escolares a registrar con fotos el estado de la escuela y a identificar a los padres que no hayan retirado a los jóvenes, bajo amenaza “de distintas sanciones sobre su carrera docente, según el caso: apercibimientos, sumarios administrativos o pérdida de consideración en los concursos” (Página 12, 15/2).

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta desconoce el fallo de la jueza Elena Liberatori del pasado septiembre, que determinaba la constitucionalidad de las tomas, y da un nuevo salto en su campaña de criminalización contra los secundarios: el año pasado, instó a los directivos (a través del Ministerio de Educación) a “concurrir a la comisaría” en caso de toma; promovió las denuncias por “usurpación” contra los estudiantes y multiplicó las incursiones ilegales de la policía en escuelas en lucha, con fines de espionaje y amedrentamiento.

Esta aplicación a las escuelas de la “doctrina de seguridad” de Patricia Bullrich va en línea con los ataques a la docencia, a quienes ahora se pretende imponer un techo paritario del 15% sin cláusula gatillo (con una inflación prevista para el año del 25%), y cuyo estatuto el gobierno nacional bombardea por la implementación de cláusulas flexibilizadoras.

Los estudiantes tenemos un desafío muy claro: preparar el terreno para organizar un año explosivo de luchas en conjunto con los docentes y toda la comunidad educativa, para derrotar esta ofensiva directa contra nuestra educación y defender nuestros métodos genuinos de lucha y organización, que históricamente nos sirvieron para arrebatarle nuestras reivindicaciones a todos los gobiernos.

Por eso, desde la UJS Secundarios convocamos a organizarnos en un gran plenario este sábado a las 13 hs en el Parque Centenario, para luego asistir a la reunión de la Coordinadora de Estudiantes de 

Compartir

Comentarios