fbnoscript
2 de marzo de 2018

Miles marchamos en La Plata por cárcel común a Etchecolatz

Por Eduardo Molina

Más de cinco mil personas marchamos por el centro de la ciudad de La Plata al cumplirse dos meses del otorgamiento de la prisión domiciliaria al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz. 

La movilización, convocada por la Multisectorial La Plata-Berisso-Ensenada, se inscribió entre las acciones de repudio que se vienen en desarrollando para imponer que Etchecolatz, responsable del llamado “circuito Camps” –donde funcionaron varios centros clandestinos donde se torturó, asesinó y desapareció a centenares de compañeros– y de la segunda desaparición de Jorge Julio López, vuelva a la cárcel común.

La pelea para que se le revoque el beneficio de la domiciliaria a este genocida se inscribe en una lucha más general, como se denunció en el acto que realizamos en la Plaza San Martín. Es una continuidad con las movilizaciones que enfrentaron el 2x1 y a las domiciliarias otorgadas anteriormente; a la impunidad y el encubrimiento, no sólo de los crímenes de la última dictadura sino también de los crímenes de los gobiernos que la continuaron. Es la lucha por el castigo a los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel y la represión y persecución a los trabajadores y luchadores populares. 

El debate

La preparación de esta movilización ha perfilado un debate de cara al próximo 24 de Marzo. Cuando se conoció la domiciliaria a Etchecolatz, la Multisectorial realizo un acto en tribunales, participo de las marchas y los escraches en Mar del Plata y, en los primeros días de enero, decidió lanzar esta convocatoria dirigida a todas las organizaciones de derechos humanos, sociales, políticas, sindicales y estudiantiles a ganar las calles para continuar la lucha contra la impunidad de ayer y hoy.

Al calor del debate, se desarrollaron dos posturas. Una, partidaria de defender la independencia política del movimiento de derechos humanos respecto del Estado y sus gobiernos; y otra, que postula dejar de lado las diferencias en este sentido para empujar un gran frente contra Macri. Este ha sido el planteo de un nuevo intento de reagrupamiento encabezado por la CTA-A, el PCR y el Movimiento Evita y sectores K, quienes pretenden colocar esta lucha al servicio de algún armado electoral de cara al 2019. 

Este planteo choca de frente con la lucha dada durante más de doce años por la Multisectorial. Un frente “anti macrista” sería un vehículo al rescate político de la oposición patronal, que preservó el aparato represivo de los Etchecolatz, los mismos que empujaron la “reinserción” de las fuerzas armadas en la vida política del país, los que entronizaron al genocida Milani y han acompañado –desde el parlamento, las gobernaciones y municipios– el plan de guerra de Macri contra los trabajadores. 

Finalmente, el espacio que dicen representar el PCR, la CTA-A, el Movimiento Evita y los K, tras fracasar en su pretensión de imponer una acción sin definiciones de fondo y una marcha sin documento, optaron por no salir a las calles contra Etchecolatz.

La lucha común contra la impunidad, la represión y los ataques a los trabajadores no debe ser confundida con un rescate político de los que sostienen o desarrollaron ese andamiaje de impunidad. Bajo esta definición última fue desarrollada la importante movilización por la ciudad de La Plata, llamando a continuar en las calles el próximo 8 de Marzo, militando por el Paro Internacional de Mujeres, marchando contra los crímenes del gatillo fácil, luchando por la aparición con vida de Johana Ramallo y construyendo una gran movilización independiente hacia el próximo 24 de Marzo. 

*Cárcel común, perpetua y efectiva a Etchecolatz y a todos los genocidas 
*Abajo las domiciliarias 
*No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos
 

Compartir

Comentarios