fbnoscript
9 de marzo de 2018

8M: Masiva marcha en Córdoba

Por Soledad Díaz García (Plenario de Trabajadoras – Córdoba)

Cuando la cabecera de la marcha llegaba al palco aún había agrupaciones que no comenzaban a marchar debido a la masividad de la convocatoria. Una multitud de más de 100 mil personas ganó el centro de la ciudad en una jornada histórica que se replicó en varios puntos del interior y que tuvo como reclamo indiscutible el aborto legal, seguro y gratuito. 

Sin duda este 8 de marzo se consagrará como un hito en el movimiento de mujeres de nuestra provincia, no solo porque rompió con todas las expectativas sino también porque el paro fue abrazado como método infalible para la conquista de nuestro reclamos, construyéndolo desde las bases y desbaratando cada una de las maniobras y trabas impuestas por los gobiernos, las fuerzas políticas patronales y la burocracia sindical. 

El intento de bastardear esta herramienta de lucha histórica de los trabajadores con jornadas de debate en los lugares de trabajo que pretendieron denominar “paro activo”, le costó a la burocracia sindical el repudio generalizado de las decenas de trabajadoras que en las asambleas preparativas  las denunciaron abiertamente emitiendo un pronunciamiento con la exigencia de la convocatoria a asambleas en cada lugar de trabajo y al paro efectivo de 24hs. 

La iniciativa de Alejandra Vigo, diputada de Unión por Córdoba, de declarar al 8 de marzo como feriado para las mujeres causó la misma repulsión, más aún viniendo de una enemiga declarada de las mujeres de la provincia, no solo por la precarización y el vaciamiento de las secretarías de violencia y trata, sino también por  la impostura de una de las firmantes del proyecto contra el aborto en el Congreso, esto sin perjuicio de que es su gobierno el que en Córdoba desde hace más de 6 años bloquea el aborto no punible.

El  documento político recogió como reclamo más concreto e inmediato la legalización del aborto, los derechos laborales, y el rechazo a las reformas antiobreras y la represión, pero además en una verdadera declaración de principios se proclamó anticapitalista, anticolonialista y revolucionario.   

No quedó intersticio de la provincia que no debatiera el paro. Sesionó una asamblea inter facultades en la Universidad Nacional de Córdoba que resolvió su propio pliego de reclamos, en los barrios más populares y en el  interior ocurrió lo mismo, y en definitiva todo tipo de iniciativas que dieron lugar a múltiples adhesiones. 

Como ya es tradición, las referentes de la izquierda encabezaron la marcha junto a familiares de víctimas y trabajadoras en lucha. El intento de las burocracias sindicales nucleadas en la intersindical de género de cuestionar este lugar bajo el planteo de que debían marchar adelante como representaciones de las trabajadoras fue literalmente aplastado por una tormenta de intervenciones que las envió directo al final de las columnas. También el bloque kirchnerista intentó maniobrar un mejor lugar en la marcha, pero finalmente ante la paliza política decidieron retroceder en la maniobra y marchar junto a los sindicatos, es decir al fondo y después de la izquierda, vale decir con columnas paupérrimas.

La importante presencia de las agrupaciones de la Coordinadora Sindical Clasista,  de la UJS, el Polo Obrero en nuestra columna fue el  reflejo de la enorme lucha política desarrollada en cada frente para construir el paro.  La jornada constituye un paso firme en la organización independiente del movimiento de mujeres de la provincia, pero también un gran punto de partida para desarrollar un plan de lucha nacional por el aborto legal y por la conquista de cada uno de nuestros reclamos.  

 

LEE TAMBIEN: 8M EN CORDOBA: EL RECLAMO DE LA INCLUSIÓN LABORAL TRANS SE HIZO SENTIR

Compartir

Comentarios