fbnoscript
12 de marzo de 2018

El Plenario de Trabajadoras, 20 años de lucha por la emancipación de las mujeres

Por Virginia Villanueva

El viernes 6 de marzo de 1998, el Plenario de Trabajadoras hacía su primer acto público, en la plaza del Congreso en la ciudad de Buenos Aires.

Votado en el congreso Nacional del Partido Obrero del año 1997, a instancias de la compañera Ileana Celotto de AGD-UBA,  se resolvió realizar el siguiente Día Internacional de la Mujer un acto de las trabajadoras. Ese mismo año, las compañeras del local de Parque Patricios, en Capital Federal, habían sacado un volante por el Día Internacional de la Mujer sobre los derechos y reivindicaciones de las mujeres trabajadoras.

A partir de una resolución del congreso partidario de 1997, comenzamos a reunirnos un grupo de compañeras (NB, MdM, MU, VV. y SJ). Elaboramos resoluciones y se  convocó el 6 de febrero de 1998 un plenario de mujeres en el sindicato de Molineros, de la Capital Federal. A ese plenario lo llamamos “Plenario  Autoconvocado de Mujeres Trabajadoras”, así se llamó nuestro Plenario en sus inicios. Se trataba del comienzo de otro abordaje del tema de la mujer, desde el armado de un agrupamiento propio de las mujeres.

Al Plenario del 6 de febrero concurrieron  cerca de 100 compañeras entre militantes, simpatizantes del PO e invitadas. Estuvo presidido por un panel integrado por una compañera de la comisión de mujeres de Editorial Atlántida (formada ante los despidos por el cierre trucho de la planta grafica de Garín), por Regina, de la comisión de desocupados de San Fernando; por Berta del Futrade de Matanza; una compañera del sindicato APOPS (Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social) en lucha por la defensa del Pami, por la periodista Olga Viglieca y la compañera Nora Biagio, dirigente del Partido Obrero.

Luego de un debate muy enriquecedor el plenario resolvió hacer un acto por el Día internacional de la Mujer Trabajadora. Dicho, acto, el viernes 6 de marzo de 1998, fue en la Plaza Congreso con oradoras de las luchas en curso. 

Se realizó con una nutrida concurrencia, en su mayoría de militantes y simpatizantes del PO y del naciente Polo Obrero, bajo una torrencial lluvia con oradoras de Sanidad, de Alimentación, del movimiento de desocupadas entre otras  y cerró Nora Biaggio. Ese fue nuestro bautismo (más de lluvia que de fuego) y desde entonces participamos de marchas y actos el día internacional de la mujer trabajadora, planteando una lucha socialista por la emancipación de la mujer (Ver Prensa Obrera 574, 19/2/1998). 

En abril de 1998 sacamos el primer número de Trabajadoras, en color naranja. Resolvimos participar como organización de mujeres en el XIII Encuentro nacional de Mujeres de Chaco, el 10,11 y 12 de octubre. Desde nuestra revista  Trabajadoras  número 4 convocamos a participar con una posición independiente y de clase en el Encuentro (Ver PO 599  3/9/98; PO 598 27/8/98;  PO 603 8/10/98; PO 605 23/10/98 ; PO 606 - 30/10/98)

20 años después, miles de mujeres recorren las calles al grito de Ni Una Menos, desmantelamiento de las redes de trata y hoy más que nunca aborto legal, seguro y gratuito. Este último 8 de marzo se contaron de a cientos de miles las mujeres, no solo en 
la gigantesca movilización en la ciudad de buenos Aires, sino en todo el país.

En estos años quedan muchos debates abiertos, como la cuestión de clases de la lucha por la emancipación de la mujer. Aunque la historia ha saldado otros, solo ser mujer no es una garantía de defensa de derechos, lo demostraron ocho años de una presidenta mujer, y además, embanderada como nacional y popular.

También en este último año se puso a la orden del día, con los 100 años de la revolución rusa, la primera revolución socialista a nivel mundial, el rol protagónico que tuvieron las trabajadoras en la revolución de octubre. Y con el paro internacional de mujeres  del 8M se puso de manifiesto que las mujeres conquistaremos nuestros derechos con los métodos de la clase obrera.

Este 8M de 2018 participé de la marcha de Posadas, donde cientos de mujeres con sus compañeros y sus familias, recorrieron las calles  con una consigna central contra el capitalismo y el patriarcado. El capitalismo es hoy la principal causa de la opresión de la mujer, y el patriarcado es garante de esa opresión. La organización más patriarcal, por lo menos de Occidente, es la Iglesia católica, enemiga histórica de la emancipación de las mujeres.

A la lucha socialista por la emancipación de la mujer que lleva adelante el Plenario de Trabajadoras y el PO, se han sumado .los reclamos del sector más oprimido de nuestra sociedad, el colectivo del LGTBIQ, donde la agrupación 1969 se abre camino.
.
El desarrollo del Plenario de Trabajadoras ha demostrado el acierto y la necesidad objetiva de poner en pie una organización socialista en el movimiento de mujeres.
 

Compartir

Comentarios