fbnoscript
10 de marzo de 2018

La multitudinaria marcha del 8M en Tucumán

Por Alejandra Del Castillo

Una multitudinaria movilización de más de 12.000 personas recorrió las calles tucumanas levantando los reclamos del movimiento de mujeres. La consigna de aborto legal ya y cupo laboral trans presidieron la enorme marea humana en una provincia donde la alianza de los gobiernos con la iglesia llega al punto que es el único lugar del país que no adhiere a la ley nacional de salud sexual y procreación.

Otro de los ejes fue el rechazo al ajuste y las reformas antiobreras de Macri y los gobernadores y la denuncia de la complicidad de la burocracia sindical. 

El grito de paro general se hizo escuchar cobrando importancia la columna sindical, en especial de la docencia universitaria que hizo un paro total de actividades y se hizo presente con una destacada delegación. También paró el Sidut (Sindicato de la docencia de la UTN). Por iniciativa de Adiunt se  puso en pie una coordinación intersindical, la que escribió una carta a las centrales sindicales reclamando el paro para el 8M, asambleas en los lugares de trabajo y del mismo modo un llamado a las trabajadoras a organizarse, instalar el paro y sumarse a la movilización. El resultado fue que ATE llamó a parar 2 horas pero en distintas reparticiones, pero en otros gremios, incluso en algunas reparticiones de ATE donde no se garantizaba el paro, las compañeras de base se acercaron a la comisión de intersindical como punto de referencia para pedir la carta y llevarla a los lugares de trabajo y reclamar a las direcciones el paro.

La denuncia de la creciente violencia social contra las mujeres y el colectivo LGTBI mostró como Macri y el gobierno provincial de Juan Manzur comparte la política de vaciamiento presupuestario para la asistencia y prevención en una provincia donde se aprobó en 2016 una ley de emergencia sin presupuesto. Se levantó el pedido de justicia por Paulina Lebbos y el pedido de castigo a los responsables ideológicos y materiales de su asesinato y de aparición con vida de Daiana Garnica, Mariana González, Milagros Avellaneda y su hijo Benicio y de Cynthia Moreira, joven trans desaparecida hace 3 semanas.

Mención especial merece la convocatoria de la Multisectorial de Mujeres integrada por el PCR, la Darío Santillán Comité Regional y La Poderosa que luego del 8 de marzo del año pasado, sin plantear diferencias políticas, hicieron rancho aparte. Si bien se le hizo un planteo de realizar una marcha unitaria rechazaron la propuesta. Plantearon como diferencia que en su convocatoria iban a hacer eje en los reclamos sindicales -o sea, que descentrarían la cuestión del aborto legal-, constituyéndose en las representantes del Vaticano en Tucumán. Sumaron a Libres del Sur y a Mumala (hoy integrados al gobierno municipal de Cambiemos en la capital tucumana) al acto. Terminaron realizando un acto muy inferior en cantidad de asistentes. 


El Plenario de Trabajadoras participó con una importante delegación encabezada por las madres de las jóvenes desaparecidas Milagros Avellaneda (abuela de Benicio), Mariana González y Daiana Garnica, la mamá de Pamela Jaime (un caso emblemático en la provincia) y otras compañeras de la Comisión de Familiares Victimas de la Impunidad. Previo a la marcha instalamos una mesa de agitación y juntamos un centenar de firmas de 
adhesión al proyecto de aborto legal.

La enorme movilización realizada debe ser el punto de partida para poner en pie un plan de lucha por el aborto legal y contra las medidas de Macri y los gobernadores.

Compartir

Comentarios