fbnoscript
7 de enero de 2018

Santa Fe: recrudecen los femicidios vinculados a las fuerzas de seguridad del Estado

Juicio y castigo a los culpables
Por Melisa Molina

La semana pasada la ciudad de Santa Fe se estremecía con el quíntuple homicidio ejecutado por Facundo Solís, integrante del GOEP (Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias). Solís asesinó con su arma reglamentaria a su esposa, su cuñada, su suegra,  su hijastra y al novio de esta. Sobre él pesaban dos denuncias por violencia de género y una perimetral.

El jueves pasado, otra luctuosa noticia llegaba del barrio Triángulo (zona oeste) donde encontraron calcinada dentro de un contenedor de residuos a María del Rosario Vera, de 23 años y madre de 4 hijos. Su cuerpo tenía signos de asfixia y de abuso sexual. Por el crimen se entregó un suboficial del Comando  Radioeléctrico de Rosario, Andrés Nicolás M., según informa La Capital, vinculado a la venta de droga.

En navidad, Débora Masilla, de 18 años, fue prendida fuego viva en Villa Gobernador Gálvez, por su pareja Brian Olmos,  hijo de un efectivo policial. Tras diez días de agonía Débora murió. Pese a que la joven llegó al Hospital Provincial con golpes, además de las quemaduras, Olmos fue dejado en libertad atendiendo a su versión de los hechos respecto de que él habría ayudado a apagar el fuego.

Estadísticas alarmantes

Los diarios locales de esta semana tuvieron como titulares las alarmantes cifras de femicidios registrados en el 2017, dejando al descubierto el grado de vulnerabilidad que sufren las mujeres en la región y el fracaso de la política de género del Frente Progresista.

En Santa Fe hubo 38 femicidios en 2017, la cifra más alta de los últimos 10 años. En la mayoría de estos crímenes las mujeres habían realizado denuncias previas. Gran parte de ellos (16) tuvieron lugar en Rosario, donde las denuncias por violencia de género reposan acumulando polvo en las fiscalías.

En 2014 se registraron 10 casos de femicidios, la cifra más alta hasta entonces, pero que fue en ascenso: en 2015 hubo 31 femicidios y en 2016, 36 (Fuente: La Capital). Estas cifras colocan a  Santa Fe como una de las provincias con más casos de femicidios del país.

El RUVIM (Registro Único de Violencia Hacia las mujeres) presentado por la Subsecretaría de Políticas de Género de Santa Fe, a cargo de una funcionaria puesta por Libres del Sur, relevó en 4 meses 3.692 casos de violencia de género.

Activistas denuncian que por semana se registran más de 60 denuncias por violencia de género. A las “afortunadas” se les otorgan perimetrales que no garantizan ningún tipo de seguridad, ya que sus agresores constantemente las incumplen, volviendo nuevamente así ejercer violencia sobre ellas. En Rosario solo existe dos casas refugios, en toda la región no llegan a 10.

El estado santafesino lejos de ser la solución al problema es el eslabón garante de este cuadro de violencia. A la inacción se suma la acción directa de las fuerzas represivas del Estado, que junto con los casos de gatillo fácil, expresan el grado de descomposición de un aparato represivo vinculado directamente al narcotráfico y a la trata de personas, que tiene a Rosalía Jara como exponente de la impunidad con la que funcionan las redes en el norte santafecino.

Esta policía goza de impunidad, como ha quedado de relieve en el sostenimiento que el Ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro da a miembros de las fuerzas de seguridad responsables de crímenes contra la juventud en las barriadas.

8M: Paremos de forma contundente en toda la provincia

El próximo 8 de Marzo, Día internacional de la Mujer Trabajadora, tenemos que dar una respuesta contundente, con un gran paro nacional activo, que gane la calles por todas nuestras demandas, contra este régimen de barbarie que se cobra la vida cientos de mujeres

-Ni una Menos. Basta de violencia contra las mujeres.

-Aparición de Rosalía Jara y de todas las mujeres desaparecidas

-Justicia por Sandra Cabrera

-Educación sexual laica y científica. Anticonceptivos de calidad. Aborto legal

-Casas refugio. Asistencia integral a cargo del Estado, con personal en planta permanente.

-Plan de viviendas populares.

-Basta de despidos. Pase a planta permanente. Salario igual a la canasta familiar.

-Juicio y castigo a los responsables políticos y materiales de los crímenes contra las mujeres. Fuera la policía del gatillo fácil y los crímenes contra el pueblo. Fuera Pullaro.

-Desmantelamiento de las redes de trata y de narcotráfico

-Consejo Autónomo de la Mujer, que direccione un plan de conjunto en beneficio de las mujeres

 

Compartir

Comentarios