fbnoscript
10 de abril de 2018

Chaco: por la declaración de la emergencia hídrica en Santa Sylvina

Por Mara Montenegro

El pasado 5 de abril participamos de la reunión sobre la crisis hídrica que afecta a la ciudad de Santa Sylvina, en Chaco. La misma fue convocada por  Sameep -empresa estatal de agua- y el municipio. Ambos, municipio y empresa, responsabilizan a la sequía del faltante de agua, un argumento repetitivo que no tiene en cuenta que la sequía solo agrava una problemática ya existente, que es la falta de infraestructura y de logística en la distribución de agua potable. También se culpabilizó a los vecinos que colocan bombas de agua debido a la escasa presión con la que llega el agua de red, un total despropósito. 

Los vecinos rechazaron en la reunión con vehemencia los aumentos y el pésimo servicio que brinda la empresa. Esto es absolutamente entendible ya que los aumentos fueron de un cien por ciento por un servicio completamente ineficiente.

Nuestra postura fue la de proponer que el municipio declare la emergencia hídrica para paliar el faltante con apoyo financiero de la empresa, sin costo extra para el contribuyente. Esta medida solo puede comprenderse si se contextualiza la problemática. La misma no es novedad, año a año la situación parece empeorar, no sólo por los períodos de sequía sino también porque la empresa no ha invertido en infraestructura lo suficiente como para llevar el agua a todas las localidades y potenciarla en las ciudades en continua expansión. A pesar de lo permanente de la crisis, la empresa no ha podido coordinar ni financiar, junto a los municipios, la logística en el acarreo de agua obligando a los vecinos a pagar un extra a particulares, además de la boleta, por el servicio de transporte.

Si a esta situación le sumamos la crisis que atraviesa el directorio de la empresa ante la muerte de obreros precarizados y las denuncias de desvío de fondos para actividades políticas, entendemos la necesidad de recuperar la empresa para ponerla bajo un control democrático de empleados y contribuyentes. 

Compartir

Comentarios