fbnoscript
13 de marzo de 2018

El “frente antimacrista” con De la Sota y Schiaretti

Por Eduardo Salas

Hace unos días se divulgó una foto donde la hija de De la Sota, concejal capitalina, y la diputada ultraK Gabriela Estévez se juntaban a “tomar un café”.

Ahora, el legislador K Martín Fresneda, ex secretario de Derechos Humanos durante el gobierno de CFK, explicitó la movida mediática y salió a plantear un gran frente “antimacrista”, desde De la Sota y Schiaretti al progresismo. Textual: “Todos tenemos que hacer un esfuerzo, los que somos oposición al gobierno nacional, para vertebrar una alternativa; desde el gobernador Schiaretti, desde el exgobernador De la Sota, desde nosotros que representamos a Unidad Ciudadana, desde el progresismo y desde sectores independientes” (La Nueva Mañana, 12-3).

El planteo tiene un carácter grosero que debe ser señalado. Schiaretti estuvo a la cabeza de la firma del ´pacto fiscal´, que les roba 100 mil millones de pesos a los jubilados y coloca a las finanzas provinciales en una situación más que precaria.

En Cambiemos de Córdoba hay mar de fondo porque sospechan que Macri podría terminar “jugando” a favor de Schiaretti en 2019. En principio, Macri habilitó una interna abierta en la que ya se anotaron cuatro candidatos, una lucha que puede terminar mellando fuertemente al que salga electo. O sea que el “frente de la oposición” que propone Fresneda terminaría incluyendo a un posible socio de Macri.

El “frente” en acción

En los hechos, el planteo K forma parte de su política cotidiana. Por caso, el dirigente de la Uepc (docentes), Juan Monserrat, acordó un aumento del 15% en cuotas –con cláusula gatillo– porque el gobierno provincial está “presionado” por el nacional. Pablo Carro, secretario del gremio de docentes universitarios –y actual diputado K– firmó con el rector macrista Juri un acuerdo para los docentes precarizados violatorio del convenio de trabajo, mientras la paritaria, que debe resolver la situación de cientos de docentes en esa situación, sigue sin reunirse.

La colaboración de la burocracia sindical K con Schiaretti la pagamos los trabajadores.

“Delasotización”

La inclusión de De la Sota en la propuesta kirchnerista constituye en sí misma una novedad. Ocurre que el kirchnerismo y los organismos de derechos humanos ligados siempre  distinguieron a Schiaretti como un hombre “comprometido con los Derechos Humanos”, mientras que a De la Sota lo fustigaban como un “facho”. Todo eso ha pasado al olvido. En la línea de la ´pejotización´ iniciada por la jefa de Fresneda, CFK, no hay lugar para “menudencias”, como las declaraciones de De la Sota acerca de que “las madres (de los desaparecidos) debieron cuidar a sus hijos” para que no entraran en peligro en los “años de plomo”.

Fresneda, de todas maneras, corre atrás de los acontecimientos; tres de los ochos legisladores originales de su bloque se pasaron rápidamente a Unión por Córdoba (PJ); lo mismo hizo todo el kirchnerismo de Villa María, incluyendo a Accastello, quien fuera candidato a gobernador por Córdoba Podemos (actual bloque K en la legislatura).

El electorado de Unidad Ciudadana será llamado a votar a los autores de la depredación de la jubilación provincial (leyes 10.078 y 10.333), a declarados enemigos del aborto legal (los diputados de Schiaretti son autores del proyecto antiaborto), a defensores de la depredación del bosque y del ambiente, a los gerentes de las multinacionales automotrices, a los socios de Macri.

Para los trabajadores el camino es otro: independencia política para poder desarrollar una lucha en defensa propia y para quebrar el propósito común de Macri, Schiaretti, De la Sota y sus burócratas de hacerles pagar la crisis capitalista.

 

 

Compartir

Comentarios