fbnoscript
6 de abril de 2018

Jujuy: Morales abrió las sesiones atacando a los trabajadores

Luego de que la policía reprimiera una movilización obrera al recinto, el mandatario discurseó contra las luchas en curso
Por Iñaki Aldasoro, diputado provincial del PO-FIT

Por el feriado de semana santa, el gobernador Gerardo Morales decidió aplazar al 4 de abril su discurso inaugural de sesiones ordinarias 2018 de la  Legislatura jujeña. Su alocución de casi dos horas fue una ratificación absoluta de una política de fuerza contra la clase obrera jujeña.

Si algún incauto todavía dudaba, los gases lacrimógenos, balas de goma y la arremetida de caballería sobre los manifestantes que se llegaron a reclamar a la Legislatura contra las políticas de ajuste y represión del gobernador macrista, dejaron más clara aún esta orientación.

La movilización obrera puso en evidencia que los anuncios de obras por parte de Morales -algunas de las cuales ya cumplen dos años, y cuya realización volvió a prometer en este discurso- se han agotado para todo un sector de la clase trabajadora. Frente a ello, el mandatario redobló la apuesta, atacando en su discurso las luchas en curso -como la de los estudiantes de los CEIJAs, los docentes y trabajadores de la salud- y manipular las cifras de crecimiento y desocupación de la provincia. A su turno, anunció  nuevas inversiones para equipar a la policía provincial para futuras represiones.

Movilización, guerra de clase e impasse gubernamental

Morales discurseó enfrentando un nuevo y contradictorio cuadro de luchas. Por primera vez se realizó una movilización de las más importantes organizaciones gremiales de los trabajadores estatales, agrupadas ahora como Frente Amplio Gremial, ante el inicio de sesiones legislativas. Estas son las mismas organizaciones gremiales que no han movido un pelo para enfrentar adecuadamente el miserable aumento del 5% que decretó Morales para todos los estatales; la presión de las bases las ha obligado a salir a la calle para no ser desbordadas. Mientras los gases y balas de gomas llovían sobre la movilización, Morales afirmaba que por fin en Jujuy hay paz y fingía lamentarse de no tener más recursos para aumentar los salarios de los estatales jujeños.

Los docentes y trabajadores de la salud movilizados denunciaron el cierre de instituciones educativas y carreras y el amañado pacto social educativo del gobierno; y que el mentado plan estratégico de salud es un ajustazo y un principio de privatización del sistema.

También se movilizó una importante delegación de obreros azucareros del Ingenio Ledesma, reclamando la reincorporación de los 31 despedidos por su patronal en diciembre pasado y que se acaben las persecuciones sobre ellos por parte del Estado, a través de una amenaza de intervención de su sindicato y de cientos de procesamientos judiciales por los cortes de ruta de los últimos años. El reclamo contra los despidos en el Ingenio La Esperanza también estuvo presente en la manifestación.

En el plano económico, el discurso inaugural de Morales ha dejado flotando en el aire una sensación de impasse y mayores crisis. A la falta de nuevos anuncios, hay que agregarle el aplazamiento del cronograma de pagos para los estatales y el anuncio de varios funcionarios de que el cumplimiento con los sueldos de marzo estaban atados al envío de los fondos de coparticipación nacional.

La agenda del gobierno sólo se impone por la enorme crisis de dirección que asiste al movimiento obrero jujeño. Un reflejo de ello fue que el SEOM, uno de los sindicatos más combativos y fuertes de la provincia, antepuso sus cuestionamientos a las burocracias sindicales de los demás gremios estatales a una acción común y se movilizó en soledad al otro día de la apertura de sesiones.

La agenda parlamentaria del PO-FIT

Mientras los legisladores referentes del PJ declaraban que “no pondrán trabas” a la agenda legislativa del gobierno, desde el bloque del Partido Obrero-Frente de Izquierda encaramos el inicio de sesiones con la presentación de un documento político integral en donde desarrollamos todo nuestro programa y agenda parlamentaria, signada por la denuncia del ajuste, la defensa de los puestos de trabajo, de las condiciones laborales y contra la precarización; por la defensa de la educación y la salud pública. Nuestros compañeros lo repartieron por miles a los manifestantes, mientras resistían juntos la represión.

Con este programa nos proponemos construir una nueva dirección de la clase obrera jujeña en los sindicatos, en los lugares de estudio y en los barrios, para derrotar el ajuste de Macri y Morales con la movilización y acción directa de las masas. Al servicio de esta orientación colocaremos nuestra banca y nuestra acción parlamentaria.

 

Compartir

Comentarios