fbnoscript
10 de abril de 2018

La Matanza: intendencia Magario, una mezcla de complicidad e impotencia

Por Mariano Hermida

El viernes 6 de abril, la intendenta Verónica Magario abrió las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante local. “La Matanza está pasando por el peor momento de su historia”, fue la frase con la que comenzó su discurso frente a los concejales. La confesión sorprende, ya que el peronismo gobierna hace 31 años el distrito – incluyendo la “década ganada”.

Algunos números

De acuerdo al primer relevamiento del año realizado por la Secretaría de Producción comunal en relación al nivel de consumo, la retracción de la demanda promedió el 41 por ciento y, en algunas localidades como en Gregorio de Laferrere, llegó al 51%. 
La secretaria de Producción de La Matanza, Débora Giorgi, admitió que en los últimos años se produjeron 50 mil despidos (El1 Digital, 23/3). Sólo el año pasado, se produjeron entre el sector textil y del calzado, 23.500, y en el sector alimentos y bebidas, se perdieron unos 900 puestos de empleo. Según estadísticas oficiales, se estima que hay 9.500 nuevos pobres en el distrito.

En el presupuesto votado en diciembre del año pasado, los concejales del PJ, Frente Renovador y Cambiemos pactaron un tarifazo en las tasas municipales, que se tradujo en un aumento del 30%, llegando en el primer cordón a más del 40%. Sin embargo, en su intervención del 6/4, Magario manifestó que hubo una baja del 20 por ciento en la recaudación de esas tasas, dejando de manifiesto el impacto que este aumento produjo sobre las familias matanceras. 

Frente a los tarifazos anunciados para la luz, el agua y el gas, Magario llamó a declarar la “emergencia tarifaria en La Matanza para proteger a los comercios, a los clubes y a todos los vecinos” y apuntó que girará dicho proyecto al Concejo. Pero esta escena ya la vimos: el año pasado, el PJ fue en esta dirección y el resultado fue un rotundo fracaso; luego de congelarse las tarifas por un lapso de tiempo, los aumentos llegaron igual a las boletas de los trabajadores. El esquema de privatización de los servicios públicos -que el kirchnerismo sostuvo durante 12 años- debería comenzar por la apertura de los libros contables de las empresas, mediante el control de los usuarios y organizaciones de trabajadores, para avanzar en el camino de una nacionalización bajo control obrero.

En otro pasaje de su discurso, la intendenta admitió que “ha crecido la inseguridad” y le recriminó a Vidal que al municipio no se le envían la cantidad de policías necesarios y anunció que se creará el Centro Tecnológico de Operaciones, que monitoreará toda la Comuna con cámaras (El1 Digital 6/4). Pero son justamente estas fuerzas represivas las que están implicadas y organizando la venta de drogas en los barrios, la liberación de las zonas, los desarmaderos de autos, el gatillo fácil y la trata de personas, que son denunciadas a diario por los vecinos del distrito. 

Los derechos de las mujeres trabajadoras, ausentes

Nuestro distrito se encuentra a la cabeza de los municipios con mayor tasa de femicidios de la provincia de Buenos Aires. Pero no existen centros integrales de atención para la mujer violentada y las víctimas no cuentan con ningún tipo de asistencia. El Plenario de Trabajadoras y el PO nos hemos movilizado en reiteradas oportunidades y presentamos proyectos de ordenanza exigiendo que el Concejo tome esta demanda de primer orden. Otra necesidad que se encuentra a la orden del día es la creación de guarderías y jardines maternales en escuelas y lugares de trabajo. A pesar de esta situación, Magario no emitió una palabra sobre la situación de las mujeres matanceras.

La burocracia sindical

Hace dos semanas, se reunieron en el Centro Cultural Valentín Barros, de la UOM Matanza, Hugo Melo, secretario general del gremio; María Reigada, secretaria de Derechos Humanos de la CTA Buenos Aires; Fredy Mariño, dirigente de la CCC; Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense; Mario Ortiz, secretario general de la CGT Matanza; y Ernesto Ludueña, secretario general de la CGT Unidad. El evento tuvo, supuestamente, el objetivo de “construir la unidad del movimiento obrero matancero” y “contrarrestar los embates de este gobierno anti obrero”. Pero en las resoluciones no se encuentra ni una sola medida de lucha para enfrentar el ajuste. La expresión local del intento de armar un frente “anti macrista”, pretende, por un lado, bloquear al desarrollo de las luchas y por el otro, postularse como recambio electoral.

Una perspectiva

Frente a este cuadro de derrumbe laboral y social, y la tregua llevada adelante por todas las direcciones sindicales, es necesario que los trabajadores nos movilicemos en el distrito de manera independiente con un programa que sólo la izquierda revolucionaria sostiene y lleva adelante: por la ocupación de toda fábrica que cierre o despida, por la creación de centros integrales de atención para la mujer, por un plan de obras públicas y la triplicación del presupuesto para salud y educación, en base a un impuesto a la industria contaminante de la cuenca Riachuelo-Matanza, bajo control de organizaciones obreras y por el pase a planta de todos los tercerizados y precarizados. Por un Congreso de bases del movimiento obrero, por un paro activo, en la perspectiva de la huelga general, para que los trabajadores derrotemos el plan de guerra de Macri y sus aliados, empezando por frenar la “reforma” anti laboral y conquistar el derecho al aborto legal.

Bajo estas premisas le propondremos al Frente de Izquierda la convocatoria a un gran acto el 1° de Mayo en la Plaza de Mayo, del clasismo, las luchas y la izquierda, de carácter internacionalista. 
 

Compartir

Comentarios