fbnoscript
12 de enero de 2018

Ajuste y vaciamiento en la TV pública: Lombardi ofrece cero por ciento de aumento salarial

Quieren privatizar la actividad del canal en beneficio de los amigos
Por Rubén Schofrin

La brutal ofensiva lanzada por el gobierno contra los medios públicos no se detiene. A los despidos y amenazas de cierre en la Televisión Digital Abierta, Paka Paka, DeporTV, se sumaron nuevos despidos en el Canal de la Ciudad de Buenos Aires y en Radio Nacional.

Pero la madre de todas las batallas se libra en la TV Pública, en donde el gobierno ha desatado un ajuste brutal anunciando el fin de las horas extras y ¡¡cero!! por ciento de aumento salarial para la paritaria ya vencida.

Tomando en cuenta que la inflación del año pasado superó el 24%, la combinación del nulo aumento de sueldos y la liquidación de las horas extras implica una reducción masiva e inmediata de los salarios, lo que no implica “ahorros” de ningún tipo, ya que los dineros incautados serán dirigidos a una tercerización de la programación (privatizaciones periféricas), vía productoras amigas y de algunos funcionarios.

Que el negocio debe ser grande lo refleja el raid mediático que en los últimos días realizó el ministro Hernán Lombardi, uno de los fugados en el helicóptero del 2001. Como ya denunciáramos en Prensa Obrera, los ataques hacia los trabajadores del radical-macrista fueron antecedidos por el cuasi ministro sin cartera Pablo Sirvén, quien desde las páginas de La Nación lanzó, con datos falsos, un ataque a las condiciones de trabajo de los compañeros del canal estatal, al convenio colectivo de la Prensa Televisada, al Estatuto del Periodista y a las conquistas establecidas en ellos.

Este vocero oficial convocó a Lombardi a su programa televisivo para continuar con las provocaciones antisindicales donde, claro, omitió preguntarle al ministro por el cargo no concursado de Carla Piccolomini, esposa de otro ministro, el ajustador serial de Modernización, Andrés Ibarra, quien viene cobrando desde hace dos años en el canal alrededor de 200 mil pesos mensuales, sin que se explique la razón de semejante salario.

Los periodistas del canal han denunciado que, no solo son falsos los salarios promedio invocados por Lombardi, sino que el financiamiento del canal no proviene del Estado sino, mayoritariamente, de un impuesto a las empresas audiovisuales privadas (¡Clarín!).

Es probable, entonces, que otro de los objetivos del macrismo sea el de una eliminación paulatina de ese impuesto, a beneficio exclusivo de los pulpos de la comunicación que se quedarán con el importe al no descontarlo de las facturas que pagan los clientes.

Los ataques de Lombardi han motivado asambleas y movilizaciones diarias del Sipreba en el canal, no así del SAT, cuya burocracia ha emitido un comunicado vergonzante donde acompaña a la patronal y "comunica" a los trabajadores que "no habrá despidos", cuando el plan oficial incluye una reducción drástica de personal. Como parte de pago por esta actitud infame, el gobierno ha convocado a reuniones paritarias no solo dejando afuera al Sipreba, que nuclea al 99% de los periodistas de la TV Pública, sino provocando con la inclusión de la burocracia de la Utpba, repudiada por todos en la emisora.

La provocación montada por el gobierno apunta a destruir los salarios logrados con años de lucha por la organización sindical. Por eso, el lunes y el martes pasado montó un operativo con la guardia de infantería con el objetivo de meter miedo entre los trabajadores.

La tarea de la hora para el Sipreba es la de convocar a todos los trabajadores de la TV, sin distinción de gremios, a una asamblea general de la emisora para fijar un pliego reivindicativo que pasa en primer lugar, por repudiar la paritaria cero y la eliminación de las horas extras, denunciar el virtual vaciamiento del canal sobre la base de una privatización periférica de su programación en beneficio del gobierno y sus amigos.

En defensa de este pliego, debemos preparar el paro general y la ocupación de la emisora, como ya sucediera durante el menemismo, cuando este lanzó su “cruzada del mal” para privatizar el canal.

Abajo la paritaria cero. Aumento salarial inmediato del 24 por ciento.

No al vaciamiento y la privatización de la TV Pública.

 

 

Compartir

Comentarios