fbnoscript
29 de enero de 2018

Jubilados, cómo sigue nuestra lucha y quiénes son nuestros aliados

Por Mario Diamonte

En la reunión de los Jubilados Clasistas de Belgrano-Saavedra desarrollada el jueves 25/1, se desarrolló un intenso debate sobre cómo debemos intervenir los jubilados junto al movimiento obrero, para poder derrotar la política de guerra del gobierno Cambiemos y sus aliados, contra los trabajadores, los jubilados y todos los sectores populares.

En el debate hubo una amplia coincidencia sobre la caracterización de la situación política y social en nuestro país, luego de las históricas jornadas del 14D y 18D, formuladas por el Partido Obrero y la Coordinadora Sindical Clasista. Me focalizaré entonces en el debate sobre la evolución probable de la lucha de los trabajadores y también de los jubilados, contra el megadecretazo, las reformas previsional y laboral, los tarifazos a repetición, los despidos masivos, el tope a las paritarias, etc.

Las intensísimas luchas obreras y de amplios sectores populares dejaron claramente en evidencia no solo el carácter absolutamente reaccionario del gobierno y su servilismo frente a los “organismos financieros” internacionales, sino además la complicidad abierta o encubierta de la oposición PJ-K, que dejó pasar estos ataques o directamente los implementó en las provincias que dirigen, y el carácter abiertamente traidor y colaboracionista del triunvirato de la CGT. En las luchas actualmente en curso contra los despidos masivos, acompañadas incluso con puebladas como en Azul y El Turbio, se están reuniendo las condiciones para una nueva intervención colectiva de los trabajadores. La tendencia a un paro activo nacional comienza a instalarse.

El planteo del PO y la Coordinadora Sindical Clasista (CSC) de impulsar una campaña por un Congreso Nacional de Bases con delegados electos en asambleas y plenarios de delegados de los sindicatos de la CGT, las CTAs y los Sindicatos Independientes que vote un Paro Activo Nacional y la Huelga General hasta derrotar al gobierno va en el sentido de esta tendencia que se manifiesta en las propias luchas. Un Congreso de estas características debatirá y resolverá no solo como enfrentar la ofensiva del gobierno y la burguesía, discutirá también un plan formulado por los propios trabajadores para dar una salida a la crisis, planteando la nacionalización de ramas vitales de la economía como la energética, por ejemplo, bajo gestión y control de los trabajadores.

Para ello, por supuesto, será necesario superar la burocracia colaboracionista y sostener una posición absolutamente independiente de la oposición patronal PJ-K. Si bien las batallas que se aproximan se darán alrededor de la reforma laboral y el tope a las paritarias, los jubilados tenemos que integrarnos a esta perspectiva junto a los trabajadores, planteando una Autoconvocatoria Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados levantando un programa que bien se podría sintetizar en la bandera que levantó el compañero Dimas Ponce cuando salió de la cárcel donde lo había hecho encerrar el venal juez Torres por luchar junto a los viejos. Y esa bandera decía: 82% móvil para los jubilados.

Los jubilados tenemos que sumarnos decididamente a la campaña por el Congreso de Bases y la Huelga General.

Compartir

Comentarios