fbnoscript
13 de marzo de 2018

Santa Cruz: ATE desconoció las asambleas y aceptó la oferta salarial en negro de Alicia Kirchner

Por Gabriela Ance (Tribuna Estatal - Santa Cruz)

Pese al rechazo de los estatatales santacruceños nucleados en ATE a la oferta paritaria de Alicia Kirchner, que supone $2.000 en negro y solo para una parte del gremio, la conducción provincial del sindicato aceptó la misma.

El gobierno santacruceño había realizado dos ofertas en febrero, la segunda de las cuales implicaba el monto señalado y un aumento de 100% en las asignaciones por hijo, y alcanzaba solo a los trabajadores ex 591 ahora convencionados –dejando fuera a los trabajadores de entes autárquicos como el Instituto de Desarrollo y Vivienda (IDUV); de la Caja de Servicios Sociales, de salud y a los jubilados.

Mientras que APAP y UPCN, los otros dos gremios de la administración pública, habían manifestado su conformidad con la misma, ATE manifestó que realizaría las asambleas correspondientes para decidir; y un día antes de la reunión paritaria las asambleas de base se pronunciaron en su mayoría en rechazo de la oferta del gobierno.

El gobierno suspendió la paritaria prevista esa semana, postergándola hasta el 12 de marzo, tiempo suficiente para que la conducción provincial –de la agrupación Anusate, que responde al secretario general de ATE Nacional Hugo “Cachorro” Godoy–, realizara nuevamente asambleas en algunas de las localidades donde la orientación del Consejo Directivo Provincial había perdido, con el objetivo de que se revea el mandato. El Secretario General del mismo, Alejandro Garzón, justificó la maniobra arguyendo que los compañeros no estaban entendiendo la situación que atraviesa la provincia, y que aceptar la suma ofrecida era lo mejor.

Los secretarios generales fueron convocados a una reunión por la mañana el mismo día de la paritaria, para cerrar la aceptación mediante esta treta a espalda de los trabajadores. Tanto es así que el secretario general de Caleta Olivia, Carlos Garzón, aceptó la propuesta incluso contando con un mandato en contra por parte de su asamblea. A su turno, mientras se desarrollaba el plenario se conoció un comunicado del seccional Gobernador Gregores donde ratificaban su total rechazo a la oferta; y luego desde la Cuenca Carbonífera trabajadores de 28 de noviembre y Rio Turbio –cuyos secretarios generales fueron a la reunión para aceptar la misma– denunciaron no haber tenido asamblea o consulta alguna.

Estamos ante una de las maniobras más escandalosas de los últimos tiempos, encuadrada en la orientación de la conducción de no chocar de forma directa con el gobierno de Alicia Kirchner, bajo el argumento de que hay que enfrentar a otro ajustador más grande que es el gobierno nacional de Macri. Una política que se somete a los trabajadores de Santa Cruz a la miseria salarial.

Pese a la participación en la reunión del actual secretario general de ATE Río Turbio, Miguel Páez, la conducción no anunció ninguna medida concreta hacia el conflicto de los despedidos, limitándose solamente a un apoyo de palabra. La posibilidad de confluir en una lucha común entre trabajadores provinciales y nacionales quedó trunca al cerrar una paritaria a la baja y en negro, aislando la lucha de los despedidos que continúan sin una respuesta concreta por parte de la intervención del gobierno macrista.

Los sindicatos han claudicado ante el gobierno kirchnerista, resignando una lucha importantísima junto al resto de los gremios por aumento salarial, por el cese de la intervención en la Caja de servicios sociales, por educación y salud.

Desde Tribuna Estatal impulsaremos la necesidad de darle una nueva dirección clasista y combativa al sindicato, por un congreso de bases que discuta un plan de lucha para enfrentar el ajuste de los gobiernos nacional y provincial.

Compartir

Comentarios