fbnoscript
12 de junio de 2018

Astillero Río Santiago: que se cumpla la resolución de la asamblea general

Marchar a la Gobernación por salario y trabajo
Por Negro Maidana y Gabriel Silisque

Mucha agua corrió bajo el puente desde el Plenario Regional de Delegados de Ensenada del 17 de mayo. Ese Plenario había votado el rechazo a la Intervención del Astillero y movilizar contra el vaciamiento de la fábrica y los despidos.

Desde entonces, la enorme respuesta de los trabajadores al desembarco de los interventores de Vidal sigue chocando con la falta de iniciativa y adaptación de la conducción pejotista de ATE Ensenada al gobierno macrista provincial. Esta conducción blanca, aliada a la Verde de Hugo “Cachorro” Godoy, desmoviliza y frena cada medida votada buscando una coexistencia con los ajustadores del Astillero (ARS). 

Fue el activismo y no la conducción seccional el que empujó el reclamo del paro activo nacional y planteó la moción de ponerle fecha al “Ensenadazo” en el Plenario Regional. A contrapelo de esta necesidad urgente de organizar un plan de acción sostenido, la dirección de ATE Ensenada postergó sin plazos una definición de dicho Ensenadazo en plena ofensiva contra el Astillero. 

Esta política frenadora se repitió con la marcha al Ministerio de la Producción, limitando la concurrencia a los delegados en lugar de movilizar a toda la fábrica como se había resuelto inicialmente. A la par de este repliegue unilateral, la dirección pejotista de ATE Ensenada se dedicó a esmerilar al Ensenadazo (nunca convocado) y a dilatarlo con condicionamientos de toda especie. Grave, además, porque la conducción estira deliberadamente una acción colectiva de los trabajadores mientras la Intervención ataca conquistas como las 6 horas de insalubridad para algunos sectores, y desconoce licencias por enfermedad prolongada. En este cuadro, el gobierno de Vidal "ofrece" un 15% de miseria en cuotas en la paritaria. ¡Una provocación más!

Con justa razón, los trabajadores reunidos en asamblea el martes pasado reclamaron por el Ensenadazo y votaron marchar en la misma semana a la Gobernación por salario y trabajo. Una política contrapuesta a la dirección de ATE Ensenada y por extensión de sus aliados verdes que limitan toda reacción. La movilización votada debía ser una demostración de fuerza de los trabajadores del ARS frente a Vidal y el 15%. Sin embargo, ésta también fue levantada por la directiva de ATE violando la decisión de la asamblea general (en distintas asambleas de sector hubo fuertes reproches al gremio y pronunciamientos por una nueva asamblea para votar un plan de lucha y el paro y marcha del 14 de junio a Plaza de Mayo).

En tren de buscar excusas, la conducción de ATE Ensenada "se justifica" diciendo que la movilización que se levantó no era "unitaria" por no haber sido acordada con todo el Frente Gremial Regional, donde están sindicatos cegetistas junto a sectores kirchneristas. Una vez más se manipula la unidad para frenar la lucha. En sus términos, ATE Ensenada replica la tregua de la CGT y el peronismo con Macri.

Más que nunca está planteado que la asamblea ejecute el rechazo a la oferta del 15%, desplegando las fuerzas por un aumento salarial acorde a la inflación anual del 30 %, y poniéndole fecha al Ensenadazo para hacer de la defensa del ARS una causa popular y de toda la región.
 

Compartir

Comentarios